jueves, 28 de julio de 2016

Yo reseño: Last Night I Sang to the Monster, de Benjamin Alire Sáenz


Last Night I Sang to the Monster
Hardcover, 239 pages
Published: September 1st 2009 by Cinco Puntos Press
ISBN: 978-193-369-358-3

Zach is eighteen. He is bright and articulate. He's also an alcoholic and in rehab instead of high school, but he doesn't remember how he got there. He's not sure he wants to remember. Something bad must have happened. Something really, really bad. Remembering sucks and being alive - well, what's up with that?

I have it in my head that when we're born, God writes things down on our hearts. See, on some people's hearts he writes Happy and on some people's hearts he writes Sad and on some people's hearts he writes Crazy on some people's hearts he writes Genius and on some people's hearts he writes Angry and on some people's hearts he writes Winner and on some people's hearts he writes Loser. It's all like a game to him. Him.God. And it's all pretty much random. He takes out his pen and starts writing on our blank hearts. When it came to my turn, he wrote Sad. I don't like God very much. Apparently he doesn't like me very much either



Después de leer Aristóteles y Dante descubren los secretos del universo, me quedé con muchísimas ganas de leer más de este autor. Me sorprendí al darme cuenta de que Ari y Dante es una novela muy suave, digamos, en comparación con otras novelas suyas. Leyendo una entrevista, él lo afirmó. Por lo general, sus novelas son bastante duras, y con Ari y Dante quiso escribir algo más tierno, más dulce. ¡Pero vamos con esta novela!

Antes de que me pregunten: no, lamentablemente no está en español.

Zachariah tiene dieciocho años y se encuentra en un centro de rehabilitación por causa de su alcoholismo. No sabemos cómo llegó allí; él sí lo sabe, pero prefiere no recordarlo. Nunca le cuenta su historia a Adam, su terapeuta personal; y tampoco lo hace en las terapias de grupo. 

Zach viene de una familia disfuncional. Su padre es alcohólico y su madre es depresiva y agorafóbica. Sin embargo, y a pesar del dolor que siente por ello, trata de convencerse de que la situación no es tan mala como podría haber sido: su padre no es violento, trabaja y se ocupa de la familia. "Simplemente" bebe y bebe todos los días, luego de llegar del trabajo.

Quien sí es violento es Santiago, el hermano mayor de Zach. Santiago es adicto y en más de una ocasión lo golpea. Cuando algo así le ocurre (cuando algo chocante le ocurre; como cuando su madre quiere tocarlo de formas no-maternales; o cuando un chico lo invita a salir y quiere besarlo, Zach agarra alguna botella de whisky de su padre y sale a beber. A veces bebe con sus amigos, que también andan en drogas, y en ocasiones consume cocaína. 

I know people think that druggies are really nothing but a bunch of losers. But the truth is that the smartest kids, they’re the ones doing the drugs. We’re thinkers and we don’t like rules and we have imagination. All right, so we’re also all fucked up. But hey, you think sober people aren’t all fucked up?

La novela está completamente narrada así, en primera persona, con ese estilo desenfadado e informal.

En el centro de rehabilitación, Zach comparte habitación con Sharkey y Rafael. Sharkey es un joven de veintisiete años que viene de una familia muy adinerada y que está intentando luchar contra su adicción a varias drogas. Rafael es un hombre de más de cincuenta años que también es alcohólico.

Zach establece con Rafael una relación muy estrecha, una relación casi de padre-hijo. Para Zach, la presencia y la ayuda de Rafael serán determinantes: Rafael sí ha aceptado que es alcohólico y está dispuesto y decidido a luchar contra sus monstruos. 

This is my thinking. I’m not really an alcoholic. I just overdid it one night and got some kind of alcohol poisoning. Okay, maybe I overdid it for a period of several days. Maybe weeks. But I’m okay now. That’s my thinking on the subject. 

La historia de Rafael es tristísima. Lloré a mares cuando por fin tuvo fuerzas para contar su historia en la terapia de grupo. Rafael atravesó experiencias que ningún niño ni ningún ser humano debería sufrir jamás. Al igual que Zach. Esta, para mí, fue una de las escenas más fuertes... ya que incluso Adam, el psicólogo del grupo, siempre tan estoico, no puede evitar llorar. 

Adam fue mi personaje favorito, sin duda, aunque obviamente no llegamos a saber mucho de él, solo que tiene dos hijos. Es un hombre entregado a su trabajo, muy humano, afectuoso y cálido. Hace todo lo posible para sacar adelante a Adam sin presionarlo, con delicadeza y cuidado. ¡Me encantaría saber más de este personaje!

No le recomiendo esta novela a cualquier persona. Como dije, es una novela muy dura, triste, aunque su final es muy bello y esperanzador. La mayor parte de la acción transcurre en la cabeza de Zach, en sus monólogos internos, en sus recuerdos, en sus sueños. Así que si leer largos monólogos internos les aburre, esta novela no es para ustedes. A mí, por mi parte, me encantan estas novelas profundas que se meten en la mente de los personajes. Por eso estoy enamoradísima de la pluma de este autor. Al igual que en Ari y Dante, no deja de sorprenderme que una prosa tan sencilla pueda ser tan poética. 

This is the way I see it: if you get to know yourself really well, you might discover that deep down inside you’re just a dirty, disgusting, and selfish piece of shit. What if my heart is all rotted out and corrupted? What about that? What am I supposed to do with that information?

Les confieso que compré el libro pensando que me encontraría con una novela de temática gay y seguramente se lo estarán preguntando dado que este es un blog de literatura LGBTI. Bueno, no. Zach realmente no muestra ningún interés por ninguno de los sexos y, como dije, cuando un chico, llamado Sam, quiere avanzarlo, se enoja y se emborracha. Estuve un rato pensando en por qué se emborracha. Entiendo que tal vez enojarse podría ser una reacción homofóbica, pero ¿y emborracharse?
Más adelante, Sam aparece de nuevo (siempre en los recuerdos) y Zach no se muestra tan reacio con él. En conclusión, sentí que Zach también está descubriendo su propia sexualidad (no necesariamente homosexual) y que sus traumas pasados no lo han dejado explorar ese aspecto de sí mismo. 

Pues bien. Last I Night I Sang to the Monster es una novela preciosa, dura e íntima. Por lo que ya dije, no se la recomiendo a todo el mundo (menos si están pasando por un mal momento). Yo le seguiré la pista a BAS y aguardaré ansiosa sus siguientes novelas :)


Benjamin Alire Sáenz leyendo las primera páginas del libro:


viernes, 22 de julio de 2016

Yo reseño: A de amor, de David Levithan

Título original: The Lover's Dictionary
Autor: David Levithan
Editorial: Grijalbo
Nº páginas: 224
Encuadernación: Tapas duras con sobrecubierta
ISBN: 9788425347290

A de amor es la historia de una relación amorosa narrada desde una perspectiva fresca y original... es una ventana abierta a la intimidad de dos personas que se aman... es el retrato inolvidable de una pareja de nuestros días y una forma de decir te quiero... A de amor es un verdadero regalo para los sentidos, que hay que leer despacio y que llegará al corazón de todos los lectores.





El título original de esta novela es The Lover's Dictionary. A modo de entradas en orden alfábetico, el narrador, del que solo sabemos que es un hombre, va relatando sus vivencias, sus sensaciones, sus miedos, sus dudas... Todo lo que ha experimentado en su actual relación de pareja

Abismo, Barrera, Frágil, Hado, Idílico, Obstinado, Libidinoso, Vanidad.

No hay un orden cronológico, sin embargo, ¡es una relación amorosa! La primera cita, la segunda, la tercera. Ese momento en que dejan de contabilizar su relación en citas y comienzan a hacerlo en meses. El descubrimiento del otro: sus gustos, sus no-gustos. Las escapadas de fin semana. Las dudas, los celos. La convivencia. La infidelidad. La desilusión.

Lo más interesante de esta novela es que está narrada de forma en que nunca sabemos el género del amado, es decir, si la pareja del protagonista es un hombre o una mujer. Eso es lo que la hace tan especial e interesante. Solo sabemos que su nombre comienza con K. ¿Kate? ¿Kyle?

Basta

Esto va dedicado a tu compañera de trabajo, Marilynn.
Por favor, Marilynn, deja de hablar del embarazo de tu hermana.
Y, por favor, deja de llegar tarde.
Y, por favor, deja de llevarte a mi amor de copas.


¿Lo ven? En donde el narrador podría haber dicho novio o novia, dice amor.

 Respecto de esto, me pasó algo rarísimo que jamás me había ocurrido:

Cuando comencé a leer, lo hice pensando en que el amado era una mujer porque

—Estoy encinta.
Y te echaste a reír.
Me reí aunque no me hizo gracia. 


“I’m pregnant.” And then you cracked up.
I laughed even though I didn’t feel like laughing. 


Sin embargo, pregnant en inglés no tiene género y puede usarse, a modo de broma como en este caso, para referirse a un hombre. Tenemos que tener en cuenta que es un libro traducido. Desconozco el proceso editorial de la traducción en estas grandes editoriales, pero sospecho que ese "encinta" es un error. También hay otra palabra, "juntas", que hace pensar que el amado es una mujer. Aquí tenemos la contrastación de dichos fragmentos en español y en inglés:

[Tu amiga] Dijo que esperaba que yo tuviera más éxito a la hora de compartir cama contigo del que tuvo ella cuando os fuisteis de viaje juntas, después del primer año de universidad, ya que tú ocupabas todo el espacio...

She said she hoped I was more successful in sharing a bed with you than she had been on your junior year road trip, when you would take up all the space...

Como ven, hay un problema con la traducción, ya que en el idioma original es evidente que el narrador no piensa contarnos si su pareja es hombre o mujer porque su objetivo es simplemente hablar del amor.

Y como les decía, en mi cabeza me imaginaba las situaciones y veía un hombre y una mujer. Sin embargo, luego comenzaron los pequeños indicios de que la pareja está conformada, en realidad, por dos hombres. Una es que los personajes se conocieron en una app de levante; sí, como dije, pequeños indicios. Nada que lo confirme, un hombre y una mujer, así como dos mujeres, también pueden conocerse en una app. ¿Ven? Nunca estamos seguros, aunque:

Me gustaría borrar el día que te dije «cielo» delante de tu hermana y reaccionaste como si le hubiera enseñado fotos de los dos haciendo el amor.

Me bombardean por todas partes: la mayoría no sabe mi nombre y nadie sabe cómo clasificarme en relación a ti. Algo más que novio, menos que cónyuge.
A partir de esos pequeños y etéreos indicios ¡la mujer de mi imaginación se transformó en un hombre!

Y es que, claro, el amor es amor independientemente del género de los amantes. Estoy segura de que Levithan planeó esto muy a consciencia y me encantaría preguntarle.

El personaje se desnuda ante nosotros y nos cuenta incluso esos secretos que no se atreve a compartir con su pareja: esas cositas que no le soporta, esos miedos que prefiere callarse, el saber que son tan diferentes y la sorpresa de saber que dos personas tan distintas pueden amarse.

Advierto que la novela está conformada por pequeños momentos y que la historia de amor se construye a partir de ellos. Vamos recibiendo la información de a fragmentos. En varias reseñas leí que los lectores (jóvenes por lo general) no empatizaron con los personajes porque no llegaron a conocerlos a fondo. Bueno, yo sí empaticé mucho con el narrador. Sin embargo, hay que tener en cuenta que el protagonista de la historia no son los amantes: es su relación. Esto puede sonar confuso, pero es así. Y hay que tenerlo en cuenta antes de valorar la novela a la ligera y decir que "no es buena" cuando solamente es diferente.

¿Se animarán a leerla?

lunes, 18 de julio de 2016

Yo reseño: Yo, Simon, homo sapiens, de Becky Albertalli


Título: Yo, Simon, Homo Sapiens
Autor: Becky Albertalli
Editorial: Puck
Páginas: 280
Formato: Rústica con solapas

Simon ha hecho lo impensable: ceder al chantaje de Martin. O Simon se las ingenia para que su amiga Abby salga con Martin o este… le hablará a todo el mundo de los correos electrónicos. De los correos electrónicos que Simon, escondido tras un seudónimo, intercambia con un tal Bluegreen, que es el chico más divertido, desconcertante y adorable que Simon ha conocido nunca. 
Y es que Simon, pese a su afición al teatro, prefiere no exponer a los focos su identidad sexual… al menos de momento. Sin embargo, seguirle la corriente a Martin no será la solución a sus problemas, sino más bien el comienzo de un enorme embrollo. 
¿Qué hará Martin si no consigue conquistar a Abby? ¿Cómo reaccionará Abby si se entera del chantaje? ¿Qué pensará Bluegreen de Simon si la intimidad de ambos queda comprometida? Y, la cuestión más importante: ¿Quién demonios es Bluegreen? 



Como tal vez se hayan dado cuenta, estoy obsesionada con las novelas LGBTI juveniles que son tendencia en este momento. ¡Me compro todo lo que sale! Tenía muchas ganas de leer este libro porque hacía varios meses que lo veía en blogs, Youtube, Instagram. Y creo que estaba demasiado ilusionada con la historia que tenía para contar. Demasiado ilusionada. Lamentablemente, el libro me decepcionó mucho. Ahora les cuento por qué.

Bien, como dice la sinopsis, Simon es gay. Nadie lo sabe. Ni sus "enrollados" padres, ni sus hermanas mayores, ni sus amigos; Nick, Leah y Abby. La novela comienza cuando Simon, sin  querer, deja su casilla de correo abierta en una computadora de la biblioteca del colegio. Un problema, porque, desde hace un tiempo, intercambia mails con un chico misterioso apodado Blue. El tal Blue también es gay, está en el armario y acude a la misma escuela. El detalle es que ninguno conoce la identidad del otro. Desgraciadamente, un chico llamado Martin lee los mails, comprende la situación y comienza, como dice la sinopsis, a chantajear a Simon  para que "le haga gancho", como diríamos en Argentina, con su amiga Abby.

A partir de ese momento, la vida de Simon se dividirá en intentar, sin esforzarse mucho, a cumplir con el chantaje para que Martin no revele que es gay; y a tratar de descubrir la identidad de Blue, ya que poco a poco se ha ido enamorando de él.

La novela se estructura de dos maneras: por un lado, el día a día de Simon, narrado en primera persona; y, por el otro, los correos que intercambia con Blue. El detalle, al menos para mí, es que lo más interesante de la novela fueron los mails. El día a día de Simon es aburrido y está narrado de forma muy monótona. Esto ocurre porque las subtramas son demasiado débiles y, salvo algunas escenas, pareciera que el día a día de Simon es el relleno que separa cada tanda de emails. 

Por otro lado, no hay un desarrollo profundo de los personajes: todos son planos, incluido el protagonista, del que no sabemos casi nada. Lo único que sabemos es que tiene diecisiete años, es fan de Harry Potter y... y... Bueno, diría que es "normal", diciendo con eso que no tiene ninguna característica que resalte demasiado.

Creo que algunos libros juveniles intentan crear empatía con sus lectores esbozando personajes con los que ellos se sientan identificados (podríamos detectar el comienzo de este boom de primeras personas en Crepúsculo). Y por eso mismo, logran crear empatía, pero una empatía superficial y engañosa. Porque el lector termina "rellenando", inconscientemente, la falta de desarrollo del personaje con su propia subjetividad. Lo cual da, como resultado, personajes planos para los lectores más maduros. La estrategia no funciona con lectores que no son parte del público objetivo de estas novelas. Y no funcionó conmigo.

Rebobinando.

Respecto de la identidad de Blue, también resulta demasiado obvio quién es. Al menos para el lector, para quien la estrategia resulta evidente. Tenemos al chico que Simon piensa que es. Al chico que el lector sospecha que es. Y al chico que ninguno de los dos sospecha que es, pero del cual se ha dado una descripción física detallada y no mucha más información. Es obvio. 

Lo bueno de la historia es que, más allá de que es una novela mala, es una historia de amor linda. La salida del armario no es trágica; el acoso escolar, si bien está presente, tampoco lleva al protagonista a la desesperación. La relación de los chicos, cuando se consuma, es muy-muy tierna.

Habría sido interesante, para mí, que fuera un poquito más profunda.

viernes, 15 de julio de 2016

Leé un cuento: S-E-B-A-S-T-I-AN

Escribí este cuento después de leer A de amor, de David Levithan, novela que pronto voy a reseñar. Para quienes son nuevos por acá, les cuento. Hace un par de meses terminé de escribir una novela juvenil de temática LGBTI llamada Cover. Este cuentito está narrado por Jonathan, protagonista de Cover, y el "destinatario" de sus palabras es Sebastián, su novio. Por cada letra del nombre "Sebastián" hay una pequeña anécdota o un sentimiento que Jonathan relata en primera persona (tal como en la novela de Levithan). Lo escribí como ejercicio y, la verdad sea dicha, porque extrañaba escribir de los personajes :)  No hay spoilers de la novela. ¡Espero que les guste!

Un dato para entender una cosita: Sebas es celíaco. 

S-E-B-A-S-T-I-A-N


Silencio
La incomodidad de esos momentos silenciosos se fue cuando todavía éramos amigos, pero volvió sin permiso cuando nos pusimos de novios. Entonces me di cuenta de que habíamos cambiado de estado, como el hielo cuando se transforma en agua. Nuestra relación se estaba volviendo agua. Las barreras se estaban derritiendo. Y hasta el silencio era diferente ahora.

Escondidos
Porque todavía no habíamos salido del armario. Nunca te lo dije, pero odiaba que tuviéramos que escondernos en el baño del colegio para besarnos. Me daba asco. El olor a desinfectante industrial, a pis, a caca ajena. Fue la primera vez que nos besamos en el baño cuando me di cuenta de que, al entrar, siempre comenzaba a respirar por la boca. Y al salir, volvía a respirar por la nariz. Ese día te abracé, hundí la cabeza en el hueco de tu cuello y tu hombro (ese rinconcito de tu cuerpo que siempre está tan milagrosamente tibio)… y la nauseabunda mezcla de olores me abofeteó la cara. Me tambaleé y me preguntaste qué me pasaba. Te dije que nada. De repente tenía ganas de llorar.

Barítono
Lo admito, me sorprendí la primera vez que te escuché hablar. Un pibe bajito, flaquito, carilindo… se me acerca y me habla con una voz grave de locutor de radio. Pensaba que hablarías, no sé, con una voz como la de Michael Jackson. Suavecita, aguda, cristalina. No me malinterpretes, me encanta tu voz.

Abstinencia
Habías comido algo con gluten. Nunca supiste qué. Estabas mareado y con náuseas. Se lo dijiste a Ignacio, el profesor de Inglés: profe, tengo náuseas. La clase se rió y alguno dijo que estabas embarazado. Sebas, ¿te olvidaste de tomar la pastilla?, bromeó Daiana.

Soberbia
Tenés talento y lo sabés. Pero a veces me gustaría decirte que no te agrandes tanto. Que allá afuera hay muchísimos cantantes talentosos. Pero, como decís: a veces hay que ser un poquito agrandado. Si no, te pasan por encima. Equilibrio, de eso se trata.

Ternura
Un corazoncito por whatsapp. Una sonrisa, un guiño cómplice. Tu pie acariciándome por debajo de la mesa. Tu cabeza cayendo sobre mi hombro. Tus dedos largos tocándome con la misma delicadeza y la misma brutalidad con las que rozás y atacás las teclas del piano. Tus piernas empujándome más adentro tuyo. Ese último suspiro.

Imbécil
Tu ex.

Afeminado
Siento una especie de fascinación erótica cuando cantás con Madame Sultana disfrazado de castrati. Tu andar felino, los delicados floreos de tus manos, las sonrisas provocativas. Y algo que me sorprende: que ya no me siento celoso cuando el bailarín se te acerca, te mira o te toca. Ya sé que solo es una representación arriba de un escenario. O quizá es por otra cosa, aunque no sepa explicar qué.

Nightwish
Deseo de la noche. Deseo nocturno. Aquellos primeros meses, de la noche solo deseaba que se pasara rápido. Que se hiciera de día para poder verte de nuevo en el colegio. Ahora vivo deseando que el día se transforme en noche.

lunes, 11 de julio de 2016

Yo reseño: George, de Alex Gino

 


Título: George. Simplemente sé tú mismo
Autor: Alex Gino
Editorial: Nube de Tinta (Penguin Random House)
Año: 2016
Páginas: 189

"Cuando la gente ve a George, cree que es un niño. Pero ella saber que no es verdad. George sabe que es una niña."


Y esa es la breve sinopsis de George, novela infantil de Alex Gino. Sí, digo novela infantil porque no me pareció una novela que pueda englobarse dentro del YA, aunque se la esté vendiendo como tal. Es muy cortita: apenas llega a las 180 páginas con una tipografía grande y un interlineado amplio. Calculo que no pasaría las 130 si le hubieran puesto una tipo y un interlineado normal. ¡Pero vamos con la historia!

George pensó por un momento en besar a un chico, y la idea la hizo estremecerse. Vivir en la época de Shakespeare no parecía tan malo, aunque tuvieras que salir de casa para cagar.

George tiene diez años y es una nena transexual. Colecciona revistas de chicas, siente afición por el maquillaje y sabe que está encerrada en un cuerpo que no es el suyo. George vive con su madre y su hermano mayor, Scott (sus padres están divorciados). Solo ella sabe que no es un chico, ni siquiera se lo ha contado a Kelly, su mejor amiga. Un detalle no menor es que se refiere a sí misma todo el tiempo en género femenino, algo muy importante para comprender al personaje (cosa que no ocurre con la chica trans de El arte de ser normal). Un día, en la escuela van a representar La telaraña de Carlota y George no quiere el papel de un chico: quiere ser Carlota.

Pero nadie sabe que George es una chica, así que conseguir el papel le resulta complicado. Sus padres y su hermano piensan que George es gay. Tal vez, si consiga representar bien a Carlota, se den cuenta de que es una chica. Y con la ayuda y la complicidad de Kelly, seguramente lo logre.

Como dije, es una novela infantil (para chicos de entre 8-14 años, diría yo) y quizá la gente más grande no pueda disfrutarla de la misma forma, ya que es una historia bastante sencilla. Al menos a mí me pasó eso, ya que no formo parte del público objetivo de la obra.

—A veces, las personas transgénero no tienen derechos.

Sin embargo, frases como esta te llegan. Y es triste que George, tan chiquita, ya lo sepa. Seguramente ni siquiera acaba de entenderlo. 

La considero una novela perfecta para trabajar con niños y preadolescentes el tema de la transexualidad y la identidad de género. Se lee rápido y el personaje de George es una ternura. También nos acerca a la que seguramente es la realidad de los padres de niños trans: inseguridad, miedo, confusión.

Definitivamente, un libro que no puede faltar en una biblioteca escolar.

viernes, 8 de julio de 2016

"Doce menos cuarto", cuento en descarga gratuita

Le tengo cariño a este cuento. De mis cuentos viejos (tendrá siete años, más o menos) es uno de mis favoritos. Recuerdo que para escribirlo me inspiré en el manhwa The Tarot Cafe, de Sang Sun Park, una obra que me fascina. Los escenarios, la fantasía que se mezcla con lo gótico. 

Espero que les guste.

Y muchísimas gracias a Lyn-Chan, la artista que hizo la portada. Lyn tiene muchísimo talento para resumir en una imagen el espíritu de una historia (es la artista que hizo la portada de Se venden sueños).


Género: Fantasía
Formato: PDF, ePUB y Mobi  
Ilustración de portada: Lyn-Chan

Un joven huérfano es secuestrado por un siniestro noble que lo mantiene cautivo en su castillo. Allí, en la morada del mago Avalon, los manteles son de cabello humano, las velas se encienden solas y los relojes se han detenido en las doce menos cuarto. 

miércoles, 6 de julio de 2016

Yo reseño: Deja escapar a los lobos, de Carol Rifka Brunt

Título: Deja escapar a los lobos
Autora:  Carol Rifka Brunt
Edición: 1ª Edición: Octubre 2014
ISBN: 9788415893301
Editorial: Maeva

Sinopsis:

Solo existe una persona con la que June, una chica tímida e introvertidade catorce años, se ha sentido verdaderamente unida: su tío Finn, un pintor excepcional. Distanciada de Greta, su hermana mayor, y de sus padres, demasiado volcados en sus respectivos trabajos, solo se siente ella misma en compañía de su tío. 

Finn es su confidente, su padrino, su mejor amigo. Cuando fallece tras una larga enfermedad, de la que su madre le cuenta muy poco, su mundo se derrumba. Pocos días después recibe un extraño paquete con la tetera favorita de Finn, acompañada de una nota firmada por Toby, un supuesto amigo de su tío a quien su familia rehúye. 

Toby le pide, siguiendo el último deseo de Finn, que se reúnan en secreto. Este encuentro supondrá el inicio de una amistad inesperada pero auténtica, en la que June encontrará el apoyo que necesita y aprenderá a hacerse mayor.

***

Esta novela se ha transformado en mi segunda novela juvenil favorita (la primera es Dos chicos besándose, de David Levithan). Curiosamente, por reseñas que leí, creo que es una novela que los adultos valoran y disfrutan más que los adolescentes porque es una novela realista y de una profundidad que exige cierta madurez.

Voy a empezar esta reseña diciendo que es una novela preciosa y triste. Es una de esas historias cuyo final está escrito desde el principio y resulta inexorablemente inevitable. 

El tío de June, Finn, muere por causa del VIH/SIDA (no está explícito en la sinopsis, pero en la novela el lector se entera en el primer párrafo, así que no estoy spoileando). Finn era un pintor muy famoso y talentoso, y antes de morir decidió pintar a sus dos sobrinas, June y Greta. Para esto, las chicas se trasladan junto a su madre, Danielle, desde las afueras de Nueva York (los árboles de la portada representan el lugar donde viven) hasta el centro de la ciudad (los edificios). Cuando lo termina, Finn llama al cuadro Deja escapar a los lobos.

La novela está ambientada en el año 1987. El virus del VIH fue descubierto en el 1983. En el momento en que transcurre la novela, todavía no había comenzado a circular la zidovudina (AZT), que fue el primer antirretroviral. Y a eso hay que sumarle que las formas de transmisión no estaban claras para muchos y alguna gente pensaba que el virus podía transmitirse por un apretón de manos.

June tiene con su tío Finn una relación muy estrecha, ya que él es su padrino. La lleva a museos, escuchan música juntos y le hace obsequios. Cuando Finn muere, June queda devastada. 
Por otro lado, June tiene con Greta, su hermana dos años mayor, una relación un tanto conflictiva. Para June, su hermana simplemente se ha vuelto mala. Para el lector, conforme transcurre la historia, resulta claro que Greta, al ser dos años mayor, tiene un pie en la edad adulta. Y que esto la aterra. 
Por último, los padres de las chicas son contadores y en los meses en que transcurre la novela casi no están en casa: se van temprano y llegan tarde porque tienen que hacer las declaraciones de renta de varios restaurantes. 

June sabe que su tío es gay. Lo que no sabía era que tuviera un amigo especial, tal como dicen sus padres. Ese amigo especial es Toby. June se ríe de lo de amigo especial y se refiere a Toby como lo que es: el novio de su tío Finn. Y el hombre que, supuestamente, le "contagió" (transmitió es la palabra correcta) el virus. 

Toby es inglés y tiene, por los datos que se dan en el libro, entre treinta y treinta y cinco años. Finn debería tener entre cuarenta y cuarenta y cinco. Llevaban juntos diez años y June no sabía nada al respecto. 

Se pregunta por qué...

Y se enoja. Muchísimo. No entiende por qué su tío se lo ocultó y no quiere ni imaginarse que otra persona pudiera conocer, e incluso amar, a Finn tanto como ella. O que Finn amara a otra persona más que ella. A pesar de todo, June accede a encontrarse en secreto con este misterioso hombre que no conoce pero que odia con toda el alma (porque supuestamente es el culpable de la muerte de Finn).

Creo que un claro "síntoma" de la pérdida de la inocencia es el ver a nuestros padres tal como son. Con todos sus defectos. Cuando dejan de ser héroes, cuando dejan de ser perfectos. Y esto es lo que ocurre cuando June conoce a Toby y comprende por qué nunca lo había conocido antes. Por qué siempre la puerta del dormitorio de Finn (y Toby) estaba cerrada. 

Los momentos más hermosos de la novela son esos pequeños instantes en los que June descubre a su tío en Toby. Su aroma, sus gestos, sus pequeños trucos de prestidigitación. Y es que Finn muere apenas comienza la novela y, sin embargo, no deja estar presente en ningún momento. Lo sentimos con nosotros a lo largo de toda la historia.

Pero la tristeza permaneció conmigo. No solo estaba triste por no haber formado parte del mundo de Toby y Finn, sino también porque habían cosas de mi tío que no resultaban ser suyas en absoluto ( ... ). ¿Y si todo lo que admiraba de mi tío provenía en realidad de Toby? Igual había sido Toby el que brillaba a través de Finn todo el tiempo.

Como toda novela realista, no posee héroes ni villanos: todos sus personajes son héroes y villanos a la vez. La madre que no comprende ni intenta comprender a su hija; la madre que le pone un precio en amor al amor; la hermana cuyas acciones contradicen todo el tiempo sus palabras; la niña que hace cosas hirientes sin pensar. Pero la mayor villana de la historia (aunque la palabra le quede grande) es la madre de June. Percibimos su intolerancia desde la primera páginas. 

Comentaba hace un rato que la novela trata de los amores condenados socialmente: el de un hombre por otro hombre (Finn y Toby; homosexualidad); el de una sobrina por su tío (June y Finn; incesto); el de una adolescente por un adulto (June y Toby; pederastia). Pero ojo, no se alarmen. Salvo el de Finn y Toby, que eran pareja, me estoy refiriendo a amores platónicos, amores no carnales. 

Toby tenía razón. Finn fue mi primer amor. Pero él, Toby, fue el segundo. Y aquello poseía una tristeza que se extendía como un gélido riachuelo a lo largo de toda mi vida.

Bueno, ¡de más está decir que les recomiendo mucho esta novela! Espero que se emocionen y la disfruten tanto como yo. Es una historia que llega al corazón. A Argentina la trajó Océano y está publicada en el sello Maeva. Seguramente la podrán encontrar en las grandes librerías sin problema.

sábado, 2 de julio de 2016

10 libros LGBTI que tenés que leer y por qué

Esto no es un ránking, sino una selección. Seleccioné diez libros, eligiendo géneros diversos o diferentes temáticas, que me parecen los mejores en el tema que tratan. Van a encontrar desde fantasía, terror hasta mpreg. ¿Cuáles leyeron? ¿Coinciden conmigo?

¡Que los disfruten!


Novela juvenil de temática gay
Dos chicos besándose, de David Levithan
Por ese narrador que nos desgarra desde la primera línea


Novela juvenil de autodescubrimiento de temática gay
Aristóteles y Dante descubren los secretos del universo, de Benjamin Alire Sáenz
 Por ese amor tan puro que se tienen Ari y Dante


Novela de temática intersex
El chico de oro, de Abigail Tarttelin
 Por el realismo con el que nos acerca a la realidad de un joven intersexual


Novela homoerótica de fantasía
 Para extender las alas, de Corintia
 Por su exquisito trasfondo mitológico


Novela gay
Llámame por tu nombre, de André Aciman
 
Por su exquisita prosa y por traernos un «amor griego» en la actualidad


Novela de terror
El arte más íntimo, Poppy Z. Brite
 Porque con cada página se nos encoge un poquito más el corazón


Novela lésbica
El color púrpura, Alice Walker
Porque es muchísimo más que una "novela lésbica"


Libro de temática trans
Continuadísimo, Naty Menstrual
Por esa ternura con que Naty dibuja a sus travestis


Novela con Mpreg (embarazo masculino)
Enemigo mío, Barry B. Longyear
Porque a pesar de no ser una novela romántica, es una historia de amor


Novela histórica
El muchacho persa, Mary Renault
 Porque ¡quién no quisiera ser amado como Bagoas ama a Alejandro!


Y hasta aquí llegamos :) ¿Qué les pareció la lista? Se me ocurrió también hacer un especial de libros de autores diferentes países, para mostrar la pluralidad de voces que tenemos contándonos historias LGBTI.