lunes, 21 de noviembre de 2016

Yo reseño: Mi primer amor, de Brane Mocetič, ilustrado por Maja Kastelic

Título: Mi primer amor
Autor: Brane Mocetič, ilustrado por Maja Kastelic
Formato: rústica
Páginas: 48
Editor: Edicions Bellaterra
ISBN 9788472907538

Cuando tenía 6 años, tuve un gran amigo en el parvulario. Estábamos siempre juntos, en el patio, en el comedor, y cuando íbamos de excursión formábamos pareja. 
Pero eso a las maestras no les gustó y nos separaron. Y nos hicieron sentir que nuestras emociones no eran correctas.
Cuando me hice mayor, entendí que no tenían derecho a hacernos eso. 




Compré este libro por Bookdepository, porque fue publicado en España. Tampoco está en inglés y me parece que ni siquiera está en esloveno, el idioma nativo del autor y la ilustradora.

Comencemos por la edición. Es un libro sencillo, pero cuidado en su sencillez. Las cubiertas son de papel ilustración a cuatro tintas con un laminado mate y los interiores también son de papel ilustración a cuatro tintas, pero de un calibre menor. Si bien la tripa está pegada al lomo, los cuadernillos (4 de 12 páginas cada uno) están cosidos entre sí.

Vamos con la historia en sí. 

Es un cuento muy sencillo y corto. Nuestro protagonista, que no tiene nombre, se muda del campo a la ciudad con su madre y, como ella tiene que trabajar, lo manda al jardín de infantes. Allí conoce a un chico llamado Francisco al que le gusta meterse en peleas y que lo defiende cuando los otros niños se meten con él. El protagonista es caracterizado como un niño solitario, algo triste, tímido. Mientras que Fran es más avispado y valiente. 




Y como dice la sinopsis, la amistad entre estos dos niños llama la atención de las maestras. Los separan, los censuran, les hacen sentir que hay algo mal con ellos.



Después de varias lecturas, la semana pasada se lo mostré a una de las profes del seminario de literatura infantil que estoy haciendo. Ella lo leyó en un par de minutos y me preguntó: ¿qué te pareció? Habría dicho "es hermoso, me encantó", pero no pude hacerlo porque 1) estaba frente a una autoridad en el tema y habría sido una respuesta muy banal y 2) habría mentido. Mirándolo fríamente, me pregunto qué público tenía el autor en mente cuando lo escribió; el público que tuvo en mente la editorial. Porque es un cuento que deja la homosexualidad o el cariño entre estos niños como algo negativo. Se da la censura de parte de las autoridades escolares, esa especie de castración, si se quiere, y no hay lugar para la rebeldía ni siquiera en su expresión más inocente. 

Es decir, el conflicto no se resuelve.

De hecho, si prestan atención en la sinopsis, hay un intento de resolver este asunto desde una intervención paratextual; el último párrafo de la  sinopsis dice "cuando me hice mayor, entendí que no tenían derecho a hacernos eso". Bueno, esto no existe en la historia: el cuento termina antes de que el protagonista se haga mayor. La palabra derecho es una palabra muy fuerte, cosa que me hace pensar que este libro sería más útil para los adultos.

Por otro lado, no hay mucha sinergia, digamos, entre imágenes y texto. Dicen lo mismo, no se aportan nada entre sí, el libro podría funcionar solo con las imágenes. Habría que ver si fue decisión editorial.

Dejando eso, destaco que es el primer libro infantil que hallo que retrata una relación de cariño/amor entre dos niños (los únicos que conozco son los publicados por mí en Bajo el arcoíris). El 99% de la literatura infantil LGBTI trata de familias homoparentales o de la identidad en un sentido más personal que en relación con esa persona especial. Creo que lo valioso de esta obra reside en eso: que viene a romper con "el catálogo" en que el resto de la literatura infantil LGBTI (sin querer, porque tienen que existir libros de familias homoparentales) pone la homosexualidad como "algo de adultos".

5 comentarios:

Flor Teijeiro dijo...

Hola Sofi!
Deberían existir más libros LGBTI infantiles. Sería un gran paso que los más chicos puedan aprender a través de este tipo de historias.
Si bien ésta en particular quizás no terminó de "cerrarte", está bueno que muestre otra perspectiva que no suele verse en estos libros.
Gracias por la reseña.
Besos

Flor Cipriano dijo...

¡Hola! ¿Cómo estás?
Debo decir que en un principio el libro me llamo muchísimo la atención, sobre todo que sea un libro infantil que trate ese tema en particular.
Luego de leer tu reseña, pues, las ganas de leer el libro se me fueron un poco, creo que no sera una mis lecturas más pendientes, pero seguramente lo lea en algún momento.
Lamento muchísimo que el libro no haya terminado de gustarte.
Gracias por la reseña.
¡Saludos y que tengas un hermoso día!

Nathalia Tortora dijo...

Wow, se ve genial. Es un libro muy lindo. Voy a ver si lo encuentro.

Lulu dijo...

Hola! La verdad que no lo leí, por lo que mi opinión siguiente se basará solo en lo que dice la reseña.
Que libro tan horrible para que lo lea un niño. En serio. No deja un mensaje ni de esperanza ni de alegría. No da ese final feliz que tanto nos tranquilizaba cuando eramos chiquitos.
Besos!

Anto Martini dijo...

Hola Sofi! Tenes razon. Salvo este cuento y con los que me he topado en tus reseñas, la mayoria de los libros con esta tematica suelen enfocar el tema de los padres homosexuales. Es genial que hayan creado un libro infantil como el que presentas. Y ojo, como vos decis, sera infantil pero muchas veces los adultos necesitan de esos libros para abrir los ojos y aprender. Me encanto!