miércoles, 6 de julio de 2016

Yo reseño: Deja escapar a los lobos, de Carol Rifka Brunt

Título: Deja escapar a los lobos
Autora:  Carol Rifka Brunt
Edición: 1ª Edición: Octubre 2014
ISBN: 9788415893301
Editorial: Maeva

Sinopsis:

Solo existe una persona con la que June, una chica tímida e introvertidade catorce años, se ha sentido verdaderamente unida: su tío Finn, un pintor excepcional. Distanciada de Greta, su hermana mayor, y de sus padres, demasiado volcados en sus respectivos trabajos, solo se siente ella misma en compañía de su tío. 

Finn es su confidente, su padrino, su mejor amigo. Cuando fallece tras una larga enfermedad, de la que su madre le cuenta muy poco, su mundo se derrumba. Pocos días después recibe un extraño paquete con la tetera favorita de Finn, acompañada de una nota firmada por Toby, un supuesto amigo de su tío a quien su familia rehúye. 

Toby le pide, siguiendo el último deseo de Finn, que se reúnan en secreto. Este encuentro supondrá el inicio de una amistad inesperada pero auténtica, en la que June encontrará el apoyo que necesita y aprenderá a hacerse mayor.

***

Esta novela se ha transformado en mi segunda novela juvenil favorita (la primera es Dos chicos besándose, de David Levithan). Curiosamente, por reseñas que leí, creo que es una novela que los adultos valoran y disfrutan más que los adolescentes porque es una novela realista y de una profundidad que exige cierta madurez.

Voy a empezar esta reseña diciendo que es una novela preciosa y triste. Es una de esas historias cuyo final está escrito desde el principio y resulta inexorablemente inevitable. 

El tío de June, Finn, muere por causa del VIH/SIDA (no está explícito en la sinopsis, pero en la novela el lector se entera en el primer párrafo, así que no estoy spoileando). Finn era un pintor muy famoso y talentoso, y antes de morir decidió pintar a sus dos sobrinas, June y Greta. Para esto, las chicas se trasladan junto a su madre, Danielle, desde las afueras de Nueva York (los árboles de la portada representan el lugar donde viven) hasta el centro de la ciudad (los edificios). Cuando lo termina, Finn llama al cuadro Deja escapar a los lobos.

La novela está ambientada en el año 1987. El virus del VIH fue descubierto en el 1983. En el momento en que transcurre la novela, todavía no había comenzado a circular la zidovudina (AZT), que fue el primer antirretroviral. Y a eso hay que sumarle que las formas de transmisión no estaban claras para muchos y alguna gente pensaba que el virus podía transmitirse por un apretón de manos.

June tiene con su tío Finn una relación muy estrecha, ya que él es su padrino. La lleva a museos, escuchan música juntos y le hace obsequios. Cuando Finn muere, June queda devastada. 
Por otro lado, June tiene con Greta, su hermana dos años mayor, una relación un tanto conflictiva. Para June, su hermana simplemente se ha vuelto mala. Para el lector, conforme transcurre la historia, resulta claro que Greta, al ser dos años mayor, tiene un pie en la edad adulta. Y que esto la aterra. 
Por último, los padres de las chicas son contadores y en los meses en que transcurre la novela casi no están en casa: se van temprano y llegan tarde porque tienen que hacer las declaraciones de renta de varios restaurantes. 

June sabe que su tío es gay. Lo que no sabía era que tuviera un amigo especial, tal como dicen sus padres. Ese amigo especial es Toby. June se ríe de lo de amigo especial y se refiere a Toby como lo que es: el novio de su tío Finn. Y el hombre que, supuestamente, le "contagió" (transmitió es la palabra correcta) el virus. 

Toby es inglés y tiene, por los datos que se dan en el libro, entre treinta y treinta y cinco años. Finn debería tener entre cuarenta y cuarenta y cinco. Llevaban juntos diez años y June no sabía nada al respecto. 

Se pregunta por qué...

Y se enoja. Muchísimo. No entiende por qué su tío se lo ocultó y no quiere ni imaginarse que otra persona pudiera conocer, e incluso amar, a Finn tanto como ella. O que Finn amara a otra persona más que ella. A pesar de todo, June accede a encontrarse en secreto con este misterioso hombre que no conoce pero que odia con toda el alma (porque supuestamente es el culpable de la muerte de Finn).

Creo que un claro "síntoma" de la pérdida de la inocencia es el ver a nuestros padres tal como son. Con todos sus defectos. Cuando dejan de ser héroes, cuando dejan de ser perfectos. Y esto es lo que ocurre cuando June conoce a Toby y comprende por qué nunca lo había conocido antes. Por qué siempre la puerta del dormitorio de Finn (y Toby) estaba cerrada. 

Los momentos más hermosos de la novela son esos pequeños instantes en los que June descubre a su tío en Toby. Su aroma, sus gestos, sus pequeños trucos de prestidigitación. Y es que Finn muere apenas comienza la novela y, sin embargo, no deja estar presente en ningún momento. Lo sentimos con nosotros a lo largo de toda la historia.

Pero la tristeza permaneció conmigo. No solo estaba triste por no haber formado parte del mundo de Toby y Finn, sino también porque habían cosas de mi tío que no resultaban ser suyas en absoluto ( ... ). ¿Y si todo lo que admiraba de mi tío provenía en realidad de Toby? Igual había sido Toby el que brillaba a través de Finn todo el tiempo.

Como toda novela realista, no posee héroes ni villanos: todos sus personajes son héroes y villanos a la vez. La madre que no comprende ni intenta comprender a su hija; la madre que le pone un precio en amor al amor; la hermana cuyas acciones contradicen todo el tiempo sus palabras; la niña que hace cosas hirientes sin pensar. Pero la mayor villana de la historia (aunque la palabra le quede grande) es la madre de June. Percibimos su intolerancia desde la primera páginas. 

Comentaba hace un rato que la novela trata de los amores condenados socialmente: el de un hombre por otro hombre (Finn y Toby; homosexualidad); el de una sobrina por su tío (June y Finn; incesto); el de una adolescente por un adulto (June y Toby; pederastia). Pero ojo, no se alarmen. Salvo el de Finn y Toby, que eran pareja, me estoy refiriendo a amores platónicos, amores no carnales. 

Toby tenía razón. Finn fue mi primer amor. Pero él, Toby, fue el segundo. Y aquello poseía una tristeza que se extendía como un gélido riachuelo a lo largo de toda mi vida.

Bueno, ¡de más está decir que les recomiendo mucho esta novela! Espero que se emocionen y la disfruten tanto como yo. Es una historia que llega al corazón. A Argentina la trajó Océano y está publicada en el sello Maeva. Seguramente la podrán encontrar en las grandes librerías sin problema.

9 comentarios:

Nathalia Tortora dijo...

Definitivamente no es mi tipo de lectura, aunque me alegra muchísimo que te haya gustado al punto de convertirse en uno de tus libros juveniles preferidos.

Ya desde la trama, siento que he leído miles de cosas similares. Y la forma en la que están escritas las citas me hace pensar que el libro necesita a un buen editor de estilo. Pero son opiniones nomás.

Saludos =)

Sofía Olguín dijo...

Corrector de estilo. O un buen traductor, je.

SunaLove_51 dijo...

La verdad no he leído literatura juvenil de este estilo porque no me llama la atención, pero esta es otro tema porque no se trata solo del protagonista gay o algo similar sino del la protagonista enfrentándose a este tema de una manera que parece algo más original que el del viaje del autodescubrimiento y aceptación que está siendo sobre explotado en los últimos tiempos. Y debo confesar que también le sumo puntos el que no lo haya escuchado antes y no sea tan famosa. Me gusta juzgar un libro por mi misma y acercarme por una reseña o recomendación y no sentir que el fanatismo de muchos me empujaron a leerlo XD

Sofía Olguín dijo...

@Suna
No es una novela juvenil como las que están de moda, eh. No me atrevería a decir que es YA. Le falta "comercialidad", jeje :)

~Sofi Alonso dijo...

Este libro ya había llamado mi atención desde la sinopsis, y esta reseña casi me hace llorar. Que bonito, quiero leerlo cuanto antes. Además, extraño un poco leer algo bien realista.

No tenía idea de que la historia involucrara un personaje LGBT, y la forma en que está introducida la temática me gusta mucho. Es interesante que desde los ojos de una niña la homosexualidad no tenga absolutamente nada de condenable (aunque así debería ser para todas las personas, pero bueno)

Me gustó mucho tu reseña. Un saludo!

Sofía Olguín dijo...

@Sofi Alonso
Gracias :D Sí, es una historia muy bella, es bien distinta de la literatura juvenil "de moda", digamos.
Espero que la disfrutes y que me cuentes qué tal ^_^
Besito y gracias por pasarte!

Mica Passarello dijo...

Me gusto la sinopsis y tu reseña, parece ser un lindo libro.. distinto a los que suelo leer pero tiene pinta de ser muy bueno. Me gusto bastante tu reseña

Mariana Sardanelli dijo...

Hola! que lindo encontrar otra novela favorita, cada vez que yo encuentro una necesito reseñarla al instante y compartir mi fangirleo con el mundo! jajaja por lo que veo a mi también me gustaría mucho, no hay nada mejor que cuando los personajes se sienten reales y no buenos y malos... en fin, tengo ganas de leerlos! un beso enorme y me quedo por tu blog, te invito al mio c:♥

Oliver Bisset dijo...

Me ha gustado tu forma de presentar el libro, se nota que se ha convertido en uno de tus favoritos. El tema me atrae mucho y aunque sea una novela triste ahora ya tengo curiosidad por saber más sobre los personajes y sus relaciones. Sin duda me lo apunto para mi lista de "pendientes".

Un saludo y gracias por la reseña.