miércoles, 22 de junio de 2016

Yo reseño: El fuego en el que ardo, de Mike Lightwood

Título: El Fuego en el que ardo
Autor: Mike Lightwood
Editorial: Neo
Número de páginas: 384
Sinopsis:

Ser gay puede complicarte mucho la vida. ¿Todas esas películas y series que te cuentan lo maravilloso que es ser gay? ¿Estar rodeado de compañeros modernos en el instituto que te quieren como eres? ¿Padres que te apoyan incondicionalmente? Todo es mentira. La realidad no es esa. Al menos, no la del protagonista de esta historia, que vive un auténtico infierno por culpa de aquellos que no lo aceptan como es. Pero, cuando las cosas se complican de verdad, conoce a un chico de ciudad con una visión del mundo completamente distinta. Con su ayuda, deberá escoger entre dejarse consumir por las llamas de quienes lo odian o renacer de sus propias cenizas.


***


Ya se ha hablado mucho de este libro. Y por las reacciones que leí en Goodreads y en blogs, puedo decir que es uno de esos libros que sea aman o se odian. Obvio, hay puntos intermedios, pero la gran mayoría se divide en esos polos. ¿Y yo? Yo no soy de la mayoría, así que estoy en el medio, jaja. Chistes aparte, comencemos con la reseña.

Óscar es un chico de dieciséis años que vive en un pueblo de España. Vive con su padre, un hombre maltratador que continuamente lo ataca verbalmente y en ocasiones físicamente; y su madre, quien acepta de forma pacífica y resignada el maltrato de su marido. María, la hermana del protagonista, se fue de la casa hace un tiempo, cansada de su padre.

Óscar sufre bullying por ser gay. Algo ha ocurrido en el pasado (algo relacionado con su examigo Darío) que en la actualidad ha provocado que en su escuela sea el blanco de burlas y hasta de violencia física. No sabemos muy bien qué pasó, pero lo sospechamos. Y luego, nuestras sospechas se confirman. Por suerte, Óscar cuenta con el apoyo de Fer, su mejor amigo (con quien antes conformaban un trío de amigos: Óscar, Darío y Fer). 

La constante tensión en que vive Óscar lo ha llevado a automutilarse. Cortarse con maquinitas de afeitar. Nadie sabe de esto, ni siquiera Fer. Para intentar defenderse de sus agresores, Óscar se anota en clases de judo, donde conoce a Sergio, el chico que lo salva de su infierno.

Bueno, hasta acá el argumento principal y lo que puedo contar sin ser spoiler. 

Se ha dicho que este libro trata de forma muy superficial el tema de la automutilación. No conozco el asunto, pero sí puedo afirmar que trata de manera muy superficial la depresión que ha llevado a Óscar a automutilarse. Eso lo comparto. Sin embargo, también se le critica que sea una persona (en este caso, el novio), quien salva al protagonista de su depresión y que el personaje no supere sus problemas por su cuenta. Se le ha criticado que sea pasivo, que acepte el acoso al que es sometido. Y esta sí que no me parece una crítica válida. Creo que el público se ha acostumbrado tanto a los personajes "fuertes" de las novelas fantásticas (Harry Potter, Katniss Everdeen, por nombrar un chico y una chica), que esperan lo mismo de las novelas realistas actuales (antes no había tanta YA realista). En una reseña leí esto "su problema no es ser gay, su problema es que es tonto". No sé si la persona que hizo esta reseña es muy joven o si vivió su vida en una torre de cristal (o si sencillamente su objetivo es hablar mal del libro por algún motivo X), pero acusar de tonto a la víctima del acoso me pareció demasiado. Echarle la culpa a la víctima es uno de los mecanismos más perversos de la violencia. Chicos y chicas se suicidan por culpa del acoso LGBTfóbico. Y salir de la depresión no es algo que se pueda hacer por uno mismo. Se necesita terapia, apoyo familiar, apoyo de los amigos y en ocasiones medicación psiquiátrica.

Y desde luego, no será suficiente con un romance de pocas semanas que se da de un día para el otro. 

Porque el romance entre Óscar y Sergio se da rápido y de forma superficial. Sergio es el estereotipo del chico perfecto... Pero bueno, la novela está narrada en primera persona y el lector recibe solo la perspectiva del protagonista y la perspectiva de Óscar es esa: Sergio es perfecto y es su héroe. Y la novela termina cuando aún están en la etapa del enamoramiento (que los psicológos afirman que dura, como mínimo, un año). Sí, Oscar necesita lo que Sergio pueda darle. Necesita ese romance para superar su depresión. Pero se habría agradecido que el asunto se tocara de forma más realista/adulta. En síntesis, el poder curativo del amor en la novela está exagerado. 

También me causó mucha bronca que se criticara a la madre por lo mismo que a Óscar, por ser sumisa y aceptar pasivamente el maltrato del padre. Y es que no puedo entender que, en un momento donde la lucha por la violencia de género está tan vigente, se siga culpando a la mujer por soportar esta violencia. Lamentablemente, la madre de Óscar es un caso típico: no trabaja y depende económicamente de su marido. Y a eso se le suma el "acostumbramiento psicológico" que padece. No es fácil ser fuerte. Ser débil, en todos los aspectos de la vida, siempre es más fácil y cómodo. No es fácil soltarse las cadenas y salir al mundo para sobrevivir por uno mismo.

Por otro lado, la novela cae en los tópicos de persona buena/mala. El padre de Óscar es malo. Los acosadores de Óscar son malos. Fer es bueno, Sergio es bueno. En ese aspecto, el desarrollo y la profundidad de los personajes se quedó en la superficie. Quizá el personaje más interesante de la novela sea Darío, a quien no terminamos de conocer. Me habría gustado conocer más al padre de Óscar y quizás entender el porqué de tanta violencia gratuita. Me habría gustado conocer más a Sergio y que se saliera de su molde de chico perfecto para mostrarnos sus defectos.
Pero bueno, no se puede negar que la historia, a pesar de ser tan idealizada, transmite cierta esperanza.

Yo compré el libro digital, así que eché de menos ver la maquetación, que ya en el eBook es muy bonita. ¡Me imagino que el libro de papel debe ser una hermosura! Hay ilustraciones, posts del blog del prota y chats de whatsapp. Quizá en el libro se abusa un poco del recurso del chat, pero de verdad que leer las conversaciones entre Sergio y Óscar, aun cuando hablan de banalidades que nada aportan a la historia (como la mayoría de nuestras conversaciones de wasap, me temo), me tuvo sonriendo como boba :)

Cambiando el tema, quiero hablar de las reacciones que leí en blogs acerca de este libro. Algunas me dejaron tristemente sorprendida. Y es que advierto que mucha gente ya lo odiaba incluso antes de que saliera a la venta. Hay reseñas donde lo destrozan de forma descarada y maleducada; incluso faltándole el respeto al autor. Y no es necesario decirle "hija de puta" a una persona para insultarla, ¿me entienden? Realmente, me entristece mucho ver tanto hater, tanto odio gratuito... y más cuando se refiere a una persona que está contando una historia de acoso homofóbico. Realmente no lo entiendo.

En fin.

Luego de esta reseña, cada uno elegirá si leerlo o no.

Por último, no puedo hacer más que desearle mucho éxito a Mike Lightwood, que no haga caso a los haters y que siga escribiendo literatura LGBTI :)

6 comentarios:

Anónimo dijo...

A mí el libro me gusto no puedo decir que me encanto por que como bien dices manejo algunas cosas muy por sobre encima, que si en más su depresión fue a causa de un problema con su allegado amigo creo que ahí debió de haber un poco más de fondo y bueno me gusta que la narrativa sea fluida y como dices esos mensajes en whatsapp a veces me reía mucho y cuando conoce a Sergio me encanta aunque quisiera ver como fluye esa relación si bien lo vemos el libro en la forma que ve Oscar las cosas sería bueno también la forma en que Darío llego a tener problemas con el u en dicho caso el de Sergio a mi gusto el libro puede tener una secuela esperemos más de Mike.

Juli Belmonte dijo...

Ays, realmente no quiero saber nada de este libro porque quiero leerlo, y cuando un libro me llama MUCHO como este lo hace me cierro en banda.
Te prometo (por mi dedito meñique) que a penas lo termine tu reseña va a ser la primera que lea y comente dos veces :B
No conocía tu blog pero ME ENCANTA (me quedo) amo que hable de los libros LGBT que tanto amo <3
Besos!!

Ailen S. Stephanie dijo...

¡Hola Sofi!
Tengo este libro solo de vista, no había leído la sinopsis y tampoco ninguna reseña. Como sea, es verdad que a veces los protagonistas de novelas son criticados por ser débiles, pero si es realista está bien que no sean fuertes. Es una lástima y tan triste que la gente se esconda detrás de una pantalla para insultar a un autor que solo quiso compartir su historia.

En algún momento le daré una oportunidad al libro, sería el tercero que leo de temática LGBTI. Gracias por la reseña :)
Un beso!

Matias Millán Gerena dijo...

No leí todavía ningún libro de esta temática, aún así, me gustó tu reseña; muy completa. Saludos

Nathalia Tortora dijo...

Yo creo que depende de cada caso. Hay historias más "felices" que otras, así como también existen familias que aceptan todo mejor que otras.
Este libro en particular nunca me ha llamado la atención, siento que es muy forzado; como que les costó armar la trama y la temática.
sALUDOS.

natalia bocija dijo...

Hola! Como estas? Estoy segura de que no es un libro que disfrutaria porque es muy negativo en el sentido de los topicos de buna/ mala persona y de los cortes...
De antemano veo que no lo disfrutare!
Nos leemos!
Naty de losdevoralibross.blogspot.com