domingo, 24 de abril de 2016

Yo reseño: Two Boys Kissing, de David Levithan



New York Times  bestselling author David Levithan tells the based-on-true-events story of Harry and Craig, two 17-year-olds who are about to take part in a 32-hour marathon of kissing to set a new Guinness World Record—all of which is narrated by a Greek Chorus of the generation of gay men lost to AIDS. 

While the two increasingly dehydrated and sleep-deprived boys are locking lips, they become a focal point in the lives of other teen boys dealing with languishing long-term relationships, coming out, navigating gender identity, and falling deeper into the digital rabbit hole of gay hookup sites—all while the kissing former couple tries to figure out their own feelings for each other.


Tengo que agradecer a Melissa por haber hecho que me enterara de la existencia de este libro. Conocía a Levithan de nombre y sabía que escribe literatura juvenil e infantil y que tiene obras LGBT, pero no fue hasta que vi esta portada con este título cuando me animé a conocerlo como autor.

Esta mañana acabo de decir en mi perfi de Facebook que es la mejor obra LGBT que leí jamás. Y es así. Two Boys Kissing ya se ganó un lugar en mi corazón. 

La particularidad de este texto, y que hace a la historia y la narración tan particular, es su narrador: toda la novela está narrada en un nosotros que representa a la generación de hombres homosexuales que murieron de sida en Estados Unidos durante los años que duró la epidemia.

Es este narrador el que nos introduce a Craig y a Harry, dos exnovios de diecisiete años que pretenden romper el récord mundial del beso más largo; Ryan y Avery, un chico de pelo azul y un chico trans de pelo rosa respectivamente que se conocen en un baile gay; Neil y Peter, una pareja de dos chicos gays de quince años; y a Cooper, un muchacho de diecisiete años que huye de su casa cuando sus padres descubren que se pasa las noches en los chats gays.

Estos hombres, que ya están muertos, no pueden intervenir en la historia. Son apenas testigos silenciosos de la incomodidad que siente Avery al tener que orinar en un baño público; de la rabia de Ryan cuando los bullies les arruinan la tarde; de la desesperación de Neil por ser aceptado por sus padres; del dolor de piernas de Harry luego de un día entero de pie con sus labios pegados a los de Craig; de la soledad que siente Cooper frente a la pantalla de su celular... Son testigos silenciosos y desearían poder hablar, poder gritar, para acompañar a esos adolescentes en su soledad y hacerles saber que no hay nada de malo en ellos.

Stupid arbitrary shit. He needs to take those words to heart. There is power in saying, I am not wrong. Society is wrong. Because there is no reason that men and women should have separate bathrooms. There is no reason that we should ever be ashamed of our bodies or ashamed of our love. We are told to cover ourselves up, hide ourselves away, so that other people can have control over us, can make us follow their rules. It is a bastardization of the concept of morality, this rule of shame.

Two boys kissing relata cuarenta y ocho horas de las vidas de siete adolescentes LGBT estadounidenses, que bien podrían ser horas de las vidas de cualquier adolescente LGBT en cualquier parte del mundo. Aquellos que cuentan con la aceptación y el apoyo de sus padres. Aquellos cuya homosexualidad es un secreto a voces, algo que se sabe pero de lo que no se habla. Aquellos que aún están en el armario y no pueden, de ninguna forma, imaginarse salir de él. Aquellos que sufrieron una paliza por ser gays. Aquellos que tienen la fortuna de tener un novio. Aquellos que ni siquiera pueden imaginarse teniéndolo. 

Craig y Harry se besan frente a una multitud frente a su escuela secundaria y, en poco tiempo, su beso se vuelve una revolución a través de las redes sociales. Su beso me hace recordar a esos numerosos memes a los que les pongo "me gusta" sin dudarlo: some boys kiss boys, get used to it! Puedo imaginarme que ese mismo motivo llevó a la elección de esa portada, de ese título. La sociedad tiene que acostumbrarse a ver a dos chicos besándose, a dos chicas de la mano. Tiene que acostumbrarse de una vez por todas para que esos niños y adolescentes dejen de sufrir, dejen de ser golpeados, dejen de suicidarse. Para que todos podamos ser más libres, más felices:

We want to close our eyes. Why can’t we close our eyes? We who did nothing more than dream and love and screw—why have we been banished here, why hasn’t the world solved this by now? ( ... ) Why must we watch as a twelve-year-old puts a gun to his head and pulls the trigger? Why must we watch as a fourteen-year-old hangs himself in the garage, to be found by his grandmother two hours later? Why must we watch as a nineteen-year-old is strung up on the side of an empty highway and left to die? Why must we watch as a thirteen-year-old takes a stomach full of pills, then places a plastic bag over his head? Why must we watch as he vomits and chokes?
Why must we die over and over again?
Two Boys Kissing es una novela de la que nunca me voy a olvidar. De la misma forma, la recomiendo hoy y no me voy a cansar de recomendarla. Pero, como dije en FB: si lo que quieren es escenas de sexo y hombres atractivos teniendo sexo, en este libro no lo van a encontrar. 

Lamentablemente, el libro solo se puede conseguir en inglés. Sin embargo, se publicó en 2013, así que tal vez solo sea cuestión de tiempo :)

No hay comentarios: