viernes, 16 de octubre de 2015

Yo (mini)reseño: Servicio completo, de Rafa C.

Título: Servicio completo
Auto: Rafa C.
Editor: Odisea
Fecha de lanzamiento: febrero 2011
ISBN: 978-84-926-0992-5


Libido, la colección más caliente de Odisea Editorial, estrena el 2011 con un relato cargado de morbo y vicio. SERVICIO COMPLETO te descubre cómo funciona un piso de chaperos, las fantasías más extravagantes de los clientes más exigentes y los profesionales del sexo mejor dotados. Durante casi diez años, Rafa C. regentó el mejor piso de chaperos de Madrid. Afanosamente y con todo lujo de detalles, Rafa C. recogió en un diario las vivencias, vicios e ilusiones de multitud de chicos. Un piso que albergó las fantasías más extravagantes, las folladas más salvajes y las orgías más morbosas; aunque también las envidias, engaños y decepciones de los chicos que trabajaron alguna vez en este conocido y reconocido burdel.


Terminé de leer este libro hace unos días y, realmente, puedo decir que me divertí mucho leyéndolo. De los pocos libros que habré comprado de Odisea (en digital) este uno de los pocos, de nuevo, que terminé de leer. Y tal vez el único que me haya dejado satisfecha. 

Como bien dice la sinopsis, Rafa es un papichulo que regenta el piso de prostitución masculina más reconocido de Madrid. Allí llegan todo el tiempo innumerables jóvenes a pedir trabajo y muchísimos hombres en busca de un poco de sexo de calidad.

La entrada lleva de título mini-reseña porque la verdad es que no hay mucho que contar de este libro respecto del desarrollo y del argumento: está narrado en forma de diario y en él se describen, día tras día, semana tras semana, las experiencias de los chicos y los clientes que forman parte del burdel.
Lo mejor del libro es el estilo. Está narrada en primera persona y el narrador es súper sarcástico y divertido. Solté carcajadas en más de una vez. Y eso, en un libro como este, fue uno de los factores que me animó a seguir leyendo porque, como ya dije, la novela no sigue el tradicional hilo argumental de cualquier novela.

Desde el principio, Rafa deja bien en claro que el burdel no es su principal fuente de ingresos: no necesita ser un papichulo y él y su pareja podrían vivir cómodamente sin necesidad de regentar un piso de prostitución masculina. Ni bien llega un chico nuevo a pedir trabajo, Rafa deja las reglas bien claro: no tolera drogas en su piso (ni siquiera marihuana y siempre les revisa los ojos a los chicos para ver si están drogados), los chaperos tienen prohibido enrollarse entre ellos y tienen terminantemente prohibido dar su número de celular a los clientes.

Sin embargo, nunca falta quienes rompen las reglas y eso el algo que Rafa no tolera: no suele dar segundas oportunidades y en un abrir y cerrar de ojos, quien no cumple las normas pasa a estar en su lista negra, lista que se ha propuesto intercambiar con los papichulos de otros burdeles, para hacerse las cosas más fáciles.

Bueno, tengo que decir que este es quizás el libro más porno que leí jamás. No conté las escenas de sexo, pero son muchísimas... ¿Cincuenta? ¿Setenta? ¿Cien? Puf, un montón. Rafa cuenta aquellos polvos que le resultan interesantes, las experiencias más extravagantes que pasaron por su burdel, y se detiene en aquellos clientes que, por algún motivo, resaltan de entre los demás. Eso es tal vez algo que hace el libro bastante interesante: la intimidad de las personas respecto de algo tan «básico» como es el sexo. 

Si bien cuenta la historia de un burdel y todo gira alrededor de las experiencias sexuales, de vez en cuando Rafa dejará caer comentarios personales acerca de la hipocresía de la sociedad respecto de la homosexualidad y el sexo y su opinión en cuanto a cuestiones políticas o sociales. 

Recomiendo mucho el libro para quienes quieran leer algo un poco diferente y, como Rafa, tengan ganas de entretenerse con el piso de chaperos más reconocido de Madrid.

1 comentario: