lunes, 20 de abril de 2015

Derechos de autor: ¿plagio o parodia?



Para un trabajo de la asignatura Derechos Editoriales y del Autor tuvimos que realizar un pequeño trabajo de investigación de un tema que nos interesara. En mi grupo elegimos el contraste, a veces tan difuso, entre el plagio y la parodia, y lo desarrollamos con distintos casos contemporáneos. Esta fue mi parte del trabajo, donde tomé como ejemplo un caso de plagio en el J. K. Rowling, autora de Harry Potter, ganó el fallo. Espero que les sea de utilidad para sacarse algunas dudas que tengan al respecto. 

Toda la bibliografía utilizada está en las notas al pie, al final del texto.



INTRODUCCIÓN: ¿PLAGIO O PARODIA?

El éxito de la saga Harry Potter es indiscutible. Al transformarse en cifras, la saga ha generado ingresos apabullantes no solo para su autora, J. K. Rowling, quien ostenta ser la duodécima mujer más rica en Gran Bretaña, sino también para los titulares de las licencias y los derechos de todas las industrias relacionadas con el copyright.
Bloomsbury es titular de los derechos sobre los libros en Reino Unido, mientras que Scholastic los posee en Estados Unidos. Los derechos sobre las películas están en manos de la Warner Bros., quien también es titular de los derechos sobre las ventas de artículos con la marca de Harry Potter en todo el mundo: CD de banda sonora, DVD, videojuegos, muñecos, agendas y hasta golosinas. Asimismo, Warner Bros. distribuyó entre sus licenciatarios los derechos para la explotación de la marca Harry Potter en más de 400 productos: Toymakers Hasbro (caramelos y golosinas), Mattel Inc. (juguetes y merchandising) y Electronic Arts (videojuegos para PC y distintas plataformas).
Como era de esperarse, de la mano del éxito llegaron los tropiezos. J. K. Rowling, atravesó dos demandas de plagio de las que salió victoriosa. Sin embargo, en el año 2003 le tocó estar en el lugar del demandante.
El 13 de noviembre del 2003, Rowling, derrotó en un tribunal holandés a Dimitri Yemets, escritor ruso, autor de la trilogía Tanya Grotter, hoy una saga de más de trece libros. En consecuencia, se le prohibió a Byblos, editorial holandesa, la publicación y distribución del primer libro de la saga —Tanya Grotter y el contrabajo mágico— por poseer evidentes similitudes con Harry Potter y la piedra filosofal.
La acusación de plagio partió de los parecidos entre ambas historias: Tanya es una niña huérfana que perdió a sus padres en manos de un hechicero tenebroso, asiste a una escuela de magia, tiene un curioso lunar en la nariz, vuela en un contrabajo mágico, participa en torneos de dragonballs —deporte ficticio que fue asimilado al quidditch de Harry Potter— y lucha contra los hechiceros malignos de su Rusia natal. También cabría añadir las similitudes en la estética de las portadas: la tipografía dorada en forma de rayo y la presencia de elementos relacionados con la magia y la mitología, así como los personajes montando una escoba (en el caso de Harry Potter) y un contrabajo (en el caso de Tanya Grotter).
Sin embargo, Dimitri Yemets y los editores de Eksmo (Moscú) plantearon que Tanya Grotter no es más que una parodia de Harry Potter ambientada en la Rusia actual[1], lo cual no constituiría ningún delito y sería una de las exenciones al artículo 12 del Convenio de Berna: “Los autores de obras literarias o artísticas gozarán del derecho exclusivo de autorizar las adaptaciones, arreglos y otras transformaciones de sus obras”. La Ley de Propiedad Intelectual de Holanda[2], país donde se originó el conflicto, establece en su artículo 18b que solo “habrá delito si la infracción de derechos de autor en una obra de literatura, ciencia o arte no se considera en el contexto de una caricatura, parodia o pastiche, siempre que el uso sea consistente con el trato social”.
A pesar de ello, los tribunales holandeses rechazaron dichos argumentos y fallaron a favor de Rowling, aduciendo que Tanya Grotter y el contrabajo mágico no es una parodia, ya que las similitudes con Harry Potter y la piedra filosofal no se presentan en el marco de una imitación burlesca —característica esencial y primordial de una parodia— sino como parte de una obra seria en sí misma.



 Imagen de cubierta de Tanya Grotter y el contrabajo mágico



LAS IDEAS EN DISPUTA


En normativa de derechos de autor, las ideas no están protegidas. No puede establecerse un monopolio de las ideas ya que estas son patrimonio de la humanidad y protegerlas constituiría un verdadero atentado contra la expresión y el desarrollo intelectual del hombre. Lo que el derecho de autor protege es la expresión de esas ideas, la impronta con que el autor las formula en su obra. Por este motivo, el fallo a favor de J. K. Rowling resulta controvertido: ¿se trata Tanya Grotter y el contrabajo mágico de un plagio o es, entonces, una obra inspirada en Harry Potter y, por ello, es esperable que posea elementos similares?
A continuación se detallan todos los parecidos hallados entre Harry Potter y la piedra filosofal y Tanya Grotter y el contrabajo mágico[3]:

  • Los padres de Harry son asesinados por un mago tenebroso llamado Voldemort.
  • Los padres de Tanya son asesinados por un mago tenebroso llamado Chuma-del-Tort.

  • Harry cree que sus padres murieron en un accidente automovilístico.
  • Tanya cree que sus padres murieron en una avalancha.

  • Harry tiene una cicatriz en la frente.
  • Tanya tiene una marca de nacimiento en la nariz.

  • Harry es abandonado en el portal de la casa de sus tíos: Petunia y Vernon Dursley.
  • Tanya es abandonada en el portal de la casa de sus primos segundos: Ninel y Germain Durnev.

  • Harry es maltratado por sus tíos, quienes, por el contrario, miman y malcrían a su propio hijo, Dudley.
  • Tanya es maltratada por sus primos, quienes, por el contrario, miman y malcrían a su hija, Penelope.

  • Harry no tiene conocimiento de sus poderes hasta que es invitado a Hogwarts, Escuela de Magia y Hechicería.
  • Tanya no tiene conocimiento de sus poderes hasta que es invitada a Tibidox, Escuela de Magos y Brujas.

  • Solo se puede llegar a Hogwarts en un tren que parte desde una estación secreta.
  • Solo se puede llegar a Tibidox volando o mediante teletransportación.

  • Harry conoce dos buenos amigos.
  • Tanya conoce dos buenos amigos.

  • Harry se convierte en un excelente jugador de quidditch, deporte que se juega montado en una escoba.
  • Tanya se convierte en una excelente jugadora de dragonball, deporte que ella juega montada en un contrabajo.

  • El objetivo de Voldemort es hallar la piedra filosofal, que está oculta en Hogwarts.
  • Chuma-del-Tort busca un amuleto que está escondido bajo la marca de nacimiento de Tanya.

  • El clímax de la historia transcurre en las mazmorras del castillo de Hogwarts.
  • El clímax de la historia transcurre en los sótanos de Tibidox.

  • Harry y sus amigos luchan contra el vasallo de Voldemort (profesor Quirrel).
  • Tanya y sus amigos luchan contra Chuma-del-Tort.

  • Harry y sus amigos salen victoriosos, pero la piedra filosofal es destruida.
  • Tanya y sus amigos salen victoriosos, pero el amuleto se pierde.

  • El año escolar de Harry finaliza.
  • El semestre escolar de Tanya finaliza.


Otras similitud entre ambos libros es[4]:

  • Los magos de Harry Potter utilizan palabras mágicas para llevar a cabo sus hechizos: “lumos”, “petrificus totalus”, “impedimenta”, etc.
  • Los magos de Tanya Grotter poseen palabras mágicas para llevar a cabo sus hechizos: “sparkis frontis”, “firstus drumus”, “gadaboutun”, etc.


Sin embargo, en estos parecidos también sería posible observar diferencias que podrían considerarse como la impronta del autor, según la cual existiría la originalidad requerida para que la obra sea protegida por el derecho de autor. En otras palabras, Yemets no habría hecho más que tomar ciertas ideas y desarrollarlas a su modo, ubicándolas en Rusia y enriqueciéndolas con su folclore y su color local. En efecto, Tanya Grotter posee alusiones al mito eslavo de Baba Yaga, las hadas rusalkii, las brujas de la Montaña Bald, incluso referencias a la obra del escritor ruso Aleksander Pushkin.
El folclore y los mitos y leyendas populares no pueden protegerse por el derecho de autor. Desde este punto de vista, toda la obra de J. K. Rowling también ha sido concebida a partir de fragmentos de mitos, leyendas y creencias populares de diferentes partes del mundo: el mito de la piedra filosofal surgió a partir de la alquimia, un antiguo arte originado en Alejandría aproximadamente en el siglo I; muchos dioses griegos podían transformar su apariencia a su antojo; el espejo mágico más famoso de la literatura occidental es el de Blancanieves o quizá el de Alicia a través del espejo; el cáliz más célebre de la historia no es cáliz de fuego, sino el Santo Grial; y los huérfanos devenidos en héroes también poseen una amplia tradición literaria, como Sir Lancelot del Lago, de la saga artúrica, Cenicienta o muchos superhéroes del cómic norteamericano, como Superman, Batman o Daredevil.

Apropósito de la estructura de Harry Potter, David Colbert plantea en su libro Los mundos mágicos de Harry Potter que la historia sigue un orden de eventos que ha sido explotado a lo largo de toda la historia de la humanidad:

«El erudito Joseph Campbell escribió extensamente sobre “el héroe de las mil caras”, un personaje común con un papel central en las culturas de todo el mundo. Desde el mítico Ulises de la antigua Grecia hasta el Luke Skywalker de La guerra de las galaxias, estos héroes y sus leyendas guardan un parecido asombroso. Harry es el último de la serie.
Campbell resumió todas estas historias de la forma siguiente: “Un héroe abandona el mundo de lo cotidiano para aventurarse en una región de prodigios sobrenaturales. Allí se enfrenta a fuerzas fabulosas y obtiene una victoria decisiva. El héroe regresa de esta misteriosa aventura con el poder de beneficiar a su prójimo”.
El viaje se divide en tres etapas, que Campbell denomina partida, iniciación y regreso. Cada etapa tiene temas comunes. Un vistazo a cualquiera de los libros [de Harry Potter] muestra estas pautas ( … ). Estas pautas aparecen en cada uno de sus libros como lo hacen en la mitología y el folclore desde hace siglos, porque la meta de los héroes sigue siendo la misma.»[5]

                 


EL PLAGIO FRENTE A LOS DERECHOS MORALES Y PATRIMONIALES


Sin embargo, el tribunal holandés consideró que Tanya Grotter y el contrabajo mágico constituía una copia servil de las ideas desarrolladas por J. K. Rowling en Harry Potter y la piedra filosofal y que estas no se enmarcaban en el género de la parodia. "La impresión dejada por la historia de Tanya Grotter es demasiado similar en muchos aspectos esenciales para ser considerada una creación independiente", dijo el tribunal holandés en un dictamen escrito[6].
Por este motivo, y a pesar de que Dimitri Yemets no se adjudicó la autoría de la saga Harry Potter, se consideró que los derechos de J. K. Rowling, tanto morales como patrimoniales, estaban siendo vulnerados.
Al presentar los libros de Tanya Grotter eventos, personajes, lugares, conflictos y situaciones similares a Harry Potter y no tratarse de una imitación de carácter burlesco, se determinó que estaban siendo violados los derechos morales de paternidad e integridad establecidos en el artículo 6 bis del Convenio de Berna, del cual Holanda es uno de los países signatarios:  “Independientemente de los derechos patrimoniales del autor, e incluso después de la cesión de estos derechos, el  autor conservará el derecho de reivindicar la paternidad de la obra y de oponerse a cualquier deformación, mutilación u otra modificación de la misma o a cualquier atentado a la misma que cause perjuicio a su honor o a su reputación”.
En este caso, no solo los derechos morales de la autora se hallan en una situación de conflicto. Aunque no se encuentra establecido de manera explícita en ninguna legislación, es un derecho de la comunidad conocer el verdadero autor de una obra, derecho que no puede cumplirse ante hechos de plagio, cuando el vínculo natural entre el autor y su obra desaparece.
Pero el plagio no solo vulnera los derechos morales del autor, sino que también afecta los derechos patrimoniales. Al no tratarse de una parodia, el derecho patrimonial de transformación establecido en el artículo 12 del Convenio de Berna resulta vulnerado. Asimismo, todo creador espera obtener un beneficio económico por la explotación de su obra y ante hechos de plagio, esta posibilidad puede verse afectada. Hasta el 2003, Yemets había vendido más de 500.000 libros en Rusia[7] y los lectores de Tanya Grotter afirmaban que preferían una heroína rusa[8]. De esta manera, el valor de Harry Potter se vio disminuido frente a una obra posterior que, según el tribunal holandés, carecía de originalidad.



CONCLUSIONES


La parodia consiste en una imitación burlesca de una obra seria. Las ideas no pueden protegerse por derechos de autor ya que esto sería un despropósito; lo que el derecho de autor protege es su forma de expresión.
El tribunal holandés concluyó que no se estaba frente a una parodia —como aducían Yemets y sus editores—, ya que el supuesto objetivo de ridiculizar a Harry Potter no se cumplía en ningún momento. Se concluyó que Tanya Grotter y el contrabajo mágico constituía una imitación seria que contenía un gran conjunto ideas demasiado similares como para ser considerada original: desde nombres de personajes, hasta sus características espirituales, hechos, sucesos y lugares. Frente a esta situación, se procedió a fallar a favor de J. K. Rowling y a prohibir la publicación y distribución de Tanya Grotter y el contrabajo mágico en Holanda para que los derechos morales y patrimoniales de la autora dejaran de ser vulnerados.


           




[1] Yemets declaró: "No es plagio, es una parodia. Estoy poniendo las ideas en un contexto ruso". (http://www.jornada.unam.mx/2002/11/13/21an1esp.php?origen=espectaculos.html).
[2] Ley de 23 de septiembre de 1912 que contienen las nuevas normas que rigen la los derechos de autor: portal.unesco.org/culture/es/files/30274/11418357943nl_copyright_2006_du.pdf/nl_copyright_2006_du.pdf

[3] Traducción propia de http://en.wikipedia.org/wiki/Tanya_Grotter#Similarities
[4] Se ha consultado una traducción de Tanya Grotter and the Magic Double Bass disponible en la web de Dimitri Yemets (http://emets.olmer.ru/).
[5] Colbert, David. Los mundos mágicos de Harry Potter. Ediciones B : Barcelona, 2002. Pp. 174; 181.
[6] http://www.elmundo.es/elmundolibro/2003/11/07/letras_jovenes/1068200028.html
[7] http://www.elmundo.es/elmundolibro/2003/04/04/letras_jovenes/1049450335.html
[8] http://www.jornada.unam.mx/2002/11/13/21an1esp.php?origen=espectaculos.html

3 comentarios:

Roni dijo...

Sofía un trabajo excelente y muy interesante, me ha gustado mucho leerlo.
Gracias por compartirlo con nosotros. Un abrazo.
Roni Green

Staff Homoepub dijo...

Un articulo mas que excelente. felicidades

narcotic_doll dijo...

te felicito por el artículo porque, sinceramente, me ha parecido MUY interesante y además me ha resulto algunas dudas (que esto es un tema importante y creo que en muchos casos se toma a la ligera).

besos <:}