miércoles, 17 de agosto de 2016

Yo reseño: Como una película en pausa, de Melina Pogorelsky

Título: Como una película en pausa 
Autora: Melina Pogorelsky
Colección: Novelas
N.º Páginas: 104
Formato: 130x215 mm
Encuadernación: Rústica

Sinopsis:
Damián empezó a salir con una chica de otro grupo, y Flora y Luciano se dieron cuenta de que estaban enamorados de él. Una historia de amor y amistad contada con los momentos de todos los días.




Me enteré de la existencia de esta novela gracias a un compañero de la facultad que trabaja en una librería de mi barrio. No la conocía y en cuanto vi que se trataba de una novela LGBTI y, además, 100% argentina, no dudé ni un segundo en encargarla. Tenía muchísimas ganas de leerla y quedé encantada.

Como una película en pausa está narrada por Luciano (Lucho para sus amigos y su familia) en primera persona. Como dice la sinopsis, Luciano tiene dos amigos, Flora y Damián, con quienes comparte todos los días de su vida. Pero hay un detalle: Luciano es gay y, si bien sus amigos lo saben, no hablan de ello.

La homosexualidad de Lucho es un secreto a voces, como la de muchos chicos y chicas. Alguien me dijo una vez que el secreto a voces duele más que el propio secreto, porque le hace pensar a la persona que su homosexualidad (bi, trans) es algo de lo que no se debe hablar. Sí, seguramente los demás lo hacen para no incomodarlo o esperan que la otra persona dé el primer paso. El drama es cuando la persona espera que los demás den ese paso... y nunca nadie lo da. Y con el tiempo, el secreto duele más.

Por eso es tan importante que se escriban, se publiquen, se difundan y se reseñen novelas como esta. Para que poco a poco dejemos de ver las orientaciones sexuales las identidades de género diversas, y los géneros no binarios como algo de lo que no se debe/puede hablar.

La mamá de Lucho (pobre) es ese tipo de madre que, en su afán por mostrarse moderna o piola, presiona hasta el hartazgo a su hijo con el asunto de la novia: piensa que entre Flora y Luciano hay algo. Y sí, Lucho está harto. Piensa/sabe que su madre no se tomará bien la noticia de que es gay y solo comparte el secreto con su hermano, Mauro, quien no le da demasiada importancia al asunto. Día a día, Lucho tiene que soportar la presunción de la heterosexualidad de parte de su familia. Yo, que edito cuentos infantiles LGBTI, no puedo dejar de sorprenderme (y de reírme para mis adentros) cuando algunas personas dicen que "les leerían estos cuentos a sus hijo para que no discriminen a los demás". Es genial que digan eso, pero ¿en serio? ¿Cómo se puede saber la orientación sexual de alguien que aún no ha sido concebido? ¿No será mucho? Y atención: hasta que no nos libremos de la presunción de la heterosexualidad que Lucho tiene que soportar en su casa de parte de sus padres, no podremos hablar de una sociedad libre de homofobia.

Al respecto, al principio hay una escena bastante cómica que me pareció muy simbólica: en el jardín de infantes, Luciano se escondió en un baúl. Cuando su madre cuenta la anécdota, ella dice que fue en un armario.



Por otro lado, Flora me pareció un personaje encantador y me enterneció el cariño que Lucho y Damián sienten por ella: se preocupan de su introversión, ya que aparentemente, Flora sufre de baja autoestima por ser gorda. Todo el tiempo le insisten para que salga de su casa.

Nos dice Luciano en uno de sus monólogos internos:

«No mamá, Flora no va. Dejá de pensar que estoy con ella. Flora no va porque está para atrás y siempre tiene una excusa para encerrarse. Y no estoy con ella porque me gusta más Damián que Flora. Porque soy puto, mamá. Callate, no me preguntes más por ella».

Hay varios momentos de este tipo. Momentos en los que Luciano quiere decirlo, pero no se atreve. Momentos en los que quiere callar a su madre, a su padre. Toda la novela está escrita así, en ese tono fresco y desenfadad que nos hace sentir que el protagonista nos está contando la historia al oído.

Me sorprendió la utilización de la palabra puto. Y como reviso mis analíticas seguido y sé que la mitad de las visitas de este blog provienen de México, les explico el uso de esta palabra en Argentina. La palabra puto es un asunto que los hombres gays adultos, por lo general, ya han superado. Así como ocurrió con la palabra queer, que comenzó siendo un insulto, la palabra puto es protagonista de una resignificación mediante el empoderamiento. Se trata de apropiarse del insulto: tomarlo como propio y así quitárselo simbólicamente a quienes lo utilizan para humillar y denigrar.

Me encantó la novela y lo único que lamenté fue que sea tan corta. Aunque eso también tiene un lado bueno: no voy a tardar mucho cada vez que la relea. Porque sí, ¡tengo pensado hacerlo muchas veces! Muchas gracias a Melina Pogorelsky a Edelvives por esta hermosa novela.

domingo, 7 de agosto de 2016

Yo reseño: Kentucky Club, de Benjamin Alire Sáenz



Autor: Benjamín Alire Sáenz
Editorial: Literatura Random House

Formato: Epub

Esta antología, galardonada en 2013 con el Premio pen/Faulkner de Ficción, revela cómo las fronteras -reales, imaginadas, sexuales, humanas; la línea entre la luz y la oscuridad, adicción y libertad- permean por completo la vida de aquellos que viven atados a ella.

Pensemos, por ejemplo, en el Kentucky Club en avenida Juárez, a dos cuadras de Río Grande, piedra de toque para cada una de las historias de Sáenz. Sus personajes desfilan por ahí, van por un trago o simplemente a ver pasar la historia de sus vidas. Sáenz sabe que el Kentucky Club, como ciertos puntos de encuentro en todas las ciudades, es todo lo contrario a la frontera: da la bienvenida al español y al inglés, a gringos y mexicanos, a pobres y ricos, a homosexuales y heterosexuales, a drogadictos y alcohólicos, a la fruición y la melancolía. 

"Esta colección de relatos dibuja las generaciones que le han pertenecido a la frontera entre México y Estados Unidos, cuyo medio perfecto es avenida Juárez. Mucho que disfrutar en estas historias, llenas de valor y sentimiento." Publishers Weekly

***

Puse "Benjamin Alire Sáenz" en la Play Store y encontré este libro. No sabía que estaba en español y leí la muestra gratuita en un ratito. Quedé absolutamente enamorada, porque el primer cuento está por la mitad y quería saber qué seguía.  

Kentucky Club está conformado por siete cuentos. Había leído una reseña que me hizo pensar que todos los cuentos eran de temática gay. En realidad, tres de ellos son de temática gay y otros tienen contenido gay (que no es lo mismo).

Hagamos un breve recorrido por los cuentos.

Él se fue a estar con las mujeres
El primer cuento y de temática gay. Este cuento es una historia de amor entre un escritor de edad madura de El Paso (Juan Carlos) y un chofer que vive en Juárez (Javier). Es una historia hermosa y muy triste. El título hace referencia a los asesinatos de mujeres de Juárez.

El arte de la traducción
Nicholas vive en El Paso y despierta un día en un hospital. Tiene amnesia y no recuerda lo ocurrido. Sus padres y sus hermanos lo visitan todas las tardes, pero él siente que algo dentro de él murió. Pronto, descubrimos que Nick ha sido víctima de un ataque racista.

El que pone las reglas
Este cuento es un recorrido por la infancia y la adolescencia de su protagonista, un niño de diez años llamado Maximiliano. Max no conoce a su papá y vive con su madre en Juárez. Un día, su madre lo lleva a El Paso, donde lo deja con su papá. Max es muy pequeño y no se da cuenta de que su padre es un narcotraficante. A pesar de que es un hombre duro y le imparte reglas estrictas (encargarse de la limpieza, nunca entrar en su habitación), no deja que le falta nada y se encarga de su educación. Este fue mi cuento favorito. Me encantó la inocencia del narrador, la ternura de cómo nos muestra el violento mundo que lo rodea.

Hermano en otro idioma
Charly ha intentado suicidarse y detesta a su familia; a su padre que nunca lo amó, a su madre controladora. Luego de la muerte de su padre, Charly visita a un abogado que le cuenta la verdad de lo ocurrido con Antonio, el hermano que sus padres echaron de casa. Si bien no es un cuento de temática gay, tiene cierto contenido.

A veces la lluvia
El otro cuento romántico gay. Ernesto es un joven de clase trabajadora que vive en una zona rural de El Paso. Una noche, descubre a dos chicos conocidos haciendo el amor en el campo. A partir de ese momento, Ernesto comienza a cuestionarse su propia sexualidad.

Persiguiendo al dragón
Conrad y Carmen son hermanos (atención a sus nombres; uno gringo, el otro en español) . El dragón de Conrad es el sexo; con mujeres, con hombres, realmente no le importa demasiado. El dragón de Carmen son las drogas. Este es uno de los cuentos más duros y tristes, tal vez el más trágico.

El juego del dolor
Otro cuento de romance gay. Michael es terapeuta en una escuela de El Paso y una noche, en una reunión, conoce a Tom, un galante abogado. Mantienen una relación amorosa un tanto atípica. Tom suele quedarse en cada de Mike unos días... y luego desaparece por un tiempo indeterminado. A todo esto, Mike está tratando de sanar las heridas de su pasado y de ayudar a Danny, un chico de la escuela que es golpeado por su padre.


Bien. Como pueden ver, no todos son cuentos de temática gay, aunque sí hay una predominancia considerable.
El Kentucky Club es un famoso bar de Juárez, donde, según la leyenda popular, se inventó la margarita. En todos los cuentos de este libro aparece el Kentucky Club; ya sea en "carne y hueso" o en los recuerdos, como símbolo de la nostalgia por el tiempo que pasó y que no volverá. Varias parejas se conocen o conocieron allí; y tantas más visitan el lugar para tomar una copa.
En todos los cuentos está presente la frontera casi como un personaje más; ese lugar difuso donde las identidades se confluyen, donde las personas se preguntan qué tan mexicanos o estadounidenses son (tal como Ari y Dante). Algunos cuentos transcurren en El Paso, otros en Juárez, otros en ambos sitios.
Un tema recurrente en todos ellos es la familia. En la mayoría de los cuentos, la familia (o la falta de una familia; ya sea de forma real o simbólica) tiene un papel muy importante: es su familia quien apoya a Nick cuando es atacado, es su familia quien repudió al hermano de Charly por ser gay. Particularmente, resaltaría la figura del padre (o la carencia de uno) como la de mayor importancia o peso en estas familias.
Otro tema recurrente es la violencia, en todas sus presentaciones: desde la violencia física hasta la violencia estructural. Tenemos a las mujeres asesinadas en Juárez (que hasta el día de hoy son aproximadamente 600); el ataque racista que sufre Nicholas y que lo lleva al hospital; la violencia psicológica que el padre de Ernesto ejerce sobre él, disminuyéndolo todo el tiempo. 

Todos los cuentos están narrados en primera persona por sus protagonistas (hombres mexicanos o estadounidenses de ascendencia mexicana) en esa prosa íntima y poética que tanto caracteriza a Benjamin Alire Sáenz y de la que estoy absolutamente enamorada.
Esta vez sí les recomiendo mucho este libro (la novela anterior  no se la recomendé a todo el mundo porque es muy dura, a pesar de ser muy hermosa). Yo compré el libro digital en Ghandi y estaba súper barato (menos de tres dólares), así que si no desdeñan leer en digital y no quieren esperar el paquete del Correo, el ebook es una muy buena opción.

martes, 2 de agosto de 2016

Los invito a conocer a Bajo el arcoíris Editorial

Quienes me lean o me conozcan desde hace años, ya sabrán de qué se trata Bajo el arcoíris. BeA nació en el año 2011, en septiembre, para ser exactos. Todos los días veía en portales de noticias de la comunidad LGBTI noticias de suicidios de niños y niñas. No entendía nada. Pensaba qué tenía que pasar para que un niño, ¡un niño!, decidiera quitarse la vida. Porque somos los adultos quienes tenemos problemas, obligaciones, responsabilidades... ¿Qué tiene que pasar por la cabeza de un nene de cinco años para que se ahorque? 

Pasaba que sufrían (sufren) acoso escolar y algunos tenían poco o nulo apoyo de sus familiares. El término bullying no se había popularizado por ese entonces, para muchos era una palabra nueva. 

Comencé a escribir cuentos infantiles de temática gay y el primero fue Javier y el príncipe del mar. En ese entonces yo apenas había comenzado mi carrera (Edición; había estudiado Letras dos años) y no tenía idea de cómo maquetar un libro. Recuerdo que lo hice en Photoshop y Word. Aquel cuatrimestre me anoté en Informática Aplicada a la Producción Editorial especialmente para comenzar a maquetar los libros de forma profesional. 

Conocía gente que dibujaba (dibuja) y juntos sacamos los primeros cuentos: Javier y el príncipe del mar; El príncipe Flint; Helbrock, el duende egoísta y la moneda de oro. Me encanta editar y recibía los cuentos con mucho entusiasmo (hablo en pasado porque la recepción de originales está cerrada); muchas veces tenía que rechazarlos porque no tenían la calidad suficiente: y no me sentía triste, al contrario, me daba cuenta de que muchos cuentos eran escritos por gente muy joven (un promedio de 15 años) y eso me alegraba. ¡Chicos de quince años escribiendo cuentos infantiles de temática LGBTI!
 
En el material predominaba la temática gay (amor entre chicos). Le seguía la lésbica (amor entre chicas). Había baches en familias homoparentales e identidad de género. Cubrí esos baches con cuentos en verso de mi autoría (Bron y el dragón; Mi conejo Mirlo). Actualmente hay un bache en la "temática" intersexual y las identidades de género no binarias, que es lo que me propongo cubrir (como editora) el próximo año. 

La editorial estuvo en hiatus por dos años en los que prácticamente no tuve tiempo para nada (trabajo, familia, cuestiones personales), pero, por suerte, en ningún momento dejaron de contactarnos para entrevistas o radio (hace poco tuve que rechazar una invitación para televisión porque estaba muy enferma). 

Actualmente estamos empezando a publicar nuestros cuentos en inglés. Y siguen en descarga gratuita, por supuesto. Ese es nuestro objetivo: eliminar los intermediarios y las barreras de la editoriales comerciales (distruibuidora, librería, tienda online, límites geográficos, dinero, etc.) porque simplemente nuestro objetivo no es comercial. 

Me pone muy contenta leer los "testimonios" de las personas que les leen nuestros cuentos a los niños. Porque, para sorpresa de los adultos, para ellos no es extraño que dos chicas o dos chicos se amen. Lo toman como algo súper natural. Y otro detalle: la mayoría de las personas que les leen los cuentos a los niños son jóvenes y muchas son mujeres. Creo que los padres heterosexuales cisgénero no sienten la "necesidad" de leerles a los niños cuentos como estos: no es su asunto. Creo que esto es un error. Primero, porque están presumiendo la heterosexualidad e identidad de género cisexual del niño (mi hijo no es gay)... así como la de sus nietos, sus bisnietos y demás. Y segundo, porque siento (y en esto podrán estar de acuerdo conmigo o no) que acabar con la LGBTIfobia es una responsabilidad de todos. Es complicado pensarlo así en el mundo en que vivimos; tan acelerado, tan egoísta, tan superficial, tan materialista, siempre arrastrándonos a la satisfacción personal. Pero bueno, es mi opinión.

Quisiera invitarlos a conocer Bajo el arcoíris, a difundir nuestros cuentos, a leérselos a los niños. Los cuentos están en descarga gratuita, pueden imprimirse, regalarse, pueden subirlos a otros servidores, etc., siempre que sea sin fines de lucro.

Tenemos más de diez cuentos infantiles y una novela YA, La otra orilla del abismo.



Autora: Hendelie
Ilustraciones: Lita Gómez
Páginas: 9
Primera edición: Enero 2011

Sinopsis:

Los juguetes del Cajón de Madera viven molestando al príncipe Flint por su enorme cabeza y su nariz de botón.
Un día, cansado de las burlas, el príncipe decide abandonar el Cajón. Cerca de la Mesa, conocerá al rey Pucklebee, un monarca que le enseñará que el verdadero amor va mucho más allá de la apariencia exterior.


Descarga



Autora: Killari Rin
Ilustraciones: Lita Gómez
Páginas: 14
Primera edición: Marzo 2011

Sinopsis:

La princesa Ana está muy triste porque su madre acaba de morir. Se acerca su cumpleaños número doce y su padre, el rey, no sabe qué hacer para verla sonreír de nuevo.
Quizá algún regalo extraño y maravilloso le devuelva la felicidad a la pequeña princesa... ¿verdad?
Quizá una hermosa hada salida de un cuadro encantado pueda transformarse en su corazón y hacerla feliz para siempre.


 

Autora: Sofía Olguín
Portada: Paprika Bugueño
Páginas: 350
Primera edición: Febrero 2015

Sinopsis:

Absalón se define a sí mismo como un hombre de negocios. Nada más cierto: pacta con los seres humanos a cambio de años de vida. Lucienne es un taciturno muchacho que ha perdido la memoria y cuya única posesión es una misteriosa gema que lleva colgando del cuello.
Juntos recorren París en pos de cosas muy distintas: Lucienne persigue sus recuerdos, mientras que Absalón hace todo lo posible para que nunca los recupere.
Sin embargo, Lucienne no sabe que es perseguido por los siervos de Lucifago, el demonio que gobierna en el Océano Crepitante, un sitio donde moran sirenas, musas, íncubos y súcubos… Un verdadero infierno flotante situado en el fondo del mar.
Con la ayuda de Zabaroth, el jefe del mercado negro de pactos demoníacos; Sheila, una bella tarotista; y Julien, un joven huérfano, deberán luchar contra las fuerzas malignas que amenazan destruir el orden tanto del mundo humano como del Océano Crepitante.

jueves, 28 de julio de 2016

Yo reseño: Last Night I Sang to the Monster, de Benjamin Alire Sáenz


Last Night I Sang to the Monster
Hardcover, 239 pages
Published: September 1st 2009 by Cinco Puntos Press
ISBN: 978-193-369-358-3

Zach is eighteen. He is bright and articulate. He's also an alcoholic and in rehab instead of high school, but he doesn't remember how he got there. He's not sure he wants to remember. Something bad must have happened. Something really, really bad. Remembering sucks and being alive - well, what's up with that?

I have it in my head that when we're born, God writes things down on our hearts. See, on some people's hearts he writes Happy and on some people's hearts he writes Sad and on some people's hearts he writes Crazy on some people's hearts he writes Genius and on some people's hearts he writes Angry and on some people's hearts he writes Winner and on some people's hearts he writes Loser. It's all like a game to him. Him.God. And it's all pretty much random. He takes out his pen and starts writing on our blank hearts. When it came to my turn, he wrote Sad. I don't like God very much. Apparently he doesn't like me very much either



Después de leer Aristóteles y Dante descubren los secretos del universo, me quedé con muchísimas ganas de leer más de este autor. Me sorprendí al darme cuenta de que Ari y Dante es una novela muy suave, digamos, en comparación con otras novelas suyas. Leyendo una entrevista, él lo afirmó. Por lo general, sus novelas son bastante duras, y con Ari y Dante quiso escribir algo más tierno, más dulce. ¡Pero vamos con esta novela!

Antes de que me pregunten: no, lamentablemente no está en español.

Zachariah tiene dieciocho años y se encuentra en un centro de rehabilitación por causa de su alcoholismo. No sabemos cómo llegó allí; él sí lo sabe, pero prefiere no recordarlo. Nunca le cuenta su historia a Adam, su terapeuta personal; y tampoco lo hace en las terapias de grupo. 

Zach viene de una familia disfuncional. Su padre es alcohólico y su madre es depresiva y agorafóbica. Sin embargo, y a pesar del dolor que siente por ello, trata de convencerse de que la situación no es tan mala como podría haber sido: su padre no es violento, trabaja y se ocupa de la familia. "Simplemente" bebe y bebe todos los días, luego de llegar del trabajo.

Quien sí es violento es Santiago, el hermano mayor de Zach. Santiago es adicto y en más de una ocasión lo golpea. Cuando algo así le ocurre (cuando algo chocante le ocurre; como cuando su madre quiere tocarlo de formas no-maternales; o cuando un chico lo invita a salir y quiere besarlo, Zach agarra alguna botella de whisky de su padre y sale a beber. A veces bebe con sus amigos, que también andan en drogas, y en ocasiones consume cocaína. 

I know people think that druggies are really nothing but a bunch of losers. But the truth is that the smartest kids, they’re the ones doing the drugs. We’re thinkers and we don’t like rules and we have imagination. All right, so we’re also all fucked up. But hey, you think sober people aren’t all fucked up?

La novela está completamente narrada así, en primera persona, con ese estilo desenfadado e informal.

En el centro de rehabilitación, Zach comparte habitación con Sharkey y Rafael. Sharkey es un joven de veintisiete años que viene de una familia muy adinerada y que está intentando luchar contra su adicción a varias drogas. Rafael es un hombre de más de cincuenta años que también es alcohólico.

Zach establece con Rafael una relación muy estrecha, una relación casi de padre-hijo. Para Zach, la presencia y la ayuda de Rafael serán determinantes: Rafael sí ha aceptado que es alcohólico y está dispuesto y decidido a luchar contra sus monstruos. 

This is my thinking. I’m not really an alcoholic. I just overdid it one night and got some kind of alcohol poisoning. Okay, maybe I overdid it for a period of several days. Maybe weeks. But I’m okay now. That’s my thinking on the subject. 

La historia de Rafael es tristísima. Lloré a mares cuando por fin tuvo fuerzas para contar su historia en la terapia de grupo. Rafael atravesó experiencias que ningún niño ni ningún ser humano debería sufrir jamás. Al igual que Zach. Esta, para mí, fue una de las escenas más fuertes... ya que incluso Adam, el psicólogo del grupo, siempre tan estoico, no puede evitar llorar. 

Adam fue mi personaje favorito, sin duda, aunque obviamente no llegamos a saber mucho de él, solo que tiene dos hijos. Es un hombre entregado a su trabajo, muy humano, afectuoso y cálido. Hace todo lo posible para sacar adelante a Adam sin presionarlo, con delicadeza y cuidado. ¡Me encantaría saber más de este personaje!

No le recomiendo esta novela a cualquier persona. Como dije, es una novela muy dura, triste, aunque su final es muy bello y esperanzador. La mayor parte de la acción transcurre en la cabeza de Zach, en sus monólogos internos, en sus recuerdos, en sus sueños. Así que si leer largos monólogos internos les aburre, esta novela no es para ustedes. A mí, por mi parte, me encantan estas novelas profundas que se meten en la mente de los personajes. Por eso estoy enamoradísima de la pluma de este autor. Al igual que en Ari y Dante, no deja de sorprenderme que una prosa tan sencilla pueda ser tan poética. 

This is the way I see it: if you get to know yourself really well, you might discover that deep down inside you’re just a dirty, disgusting, and selfish piece of shit. What if my heart is all rotted out and corrupted? What about that? What am I supposed to do with that information?

Les confieso que compré el libro pensando que me encontraría con una novela de temática gay y seguramente se lo estarán preguntando dado que este es un blog de literatura LGBTI. Bueno, no. Zach realmente no muestra ningún interés por ninguno de los sexos y, como dije, cuando un chico, llamado Sam, quiere avanzarlo, se enoja y se emborracha. Estuve un rato pensando en por qué se emborracha. Entiendo que tal vez enojarse podría ser una reacción homofóbica, pero ¿y emborracharse?
Más adelante, Sam aparece de nuevo (siempre en los recuerdos) y Zach no se muestra tan reacio con él. En conclusión, sentí que Zach también está descubriendo su propia sexualidad (no necesariamente homosexual) y que sus traumas pasados no lo han dejado explorar ese aspecto de sí mismo. 

Pues bien. Last I Night I Sang to the Monster es una novela preciosa, dura e íntima. Por lo que ya dije, no se la recomiendo a todo el mundo (menos si están pasando por un mal momento). Yo le seguiré la pista a BAS y aguardaré ansiosa sus siguientes novelas :)


Benjamin Alire Sáenz leyendo las primera páginas del libro:


viernes, 22 de julio de 2016

Yo reseño: A de amor, de David Levithan

Título original: The Lover's Dictionary
Autor: David Levithan
Editorial: Grijalbo
Nº páginas: 224
Encuadernación: Tapas duras con sobrecubierta
ISBN: 9788425347290

A de amor es la historia de una relación amorosa narrada desde una perspectiva fresca y original... es una ventana abierta a la intimidad de dos personas que se aman... es el retrato inolvidable de una pareja de nuestros días y una forma de decir te quiero... A de amor es un verdadero regalo para los sentidos, que hay que leer despacio y que llegará al corazón de todos los lectores.





El título original de esta novela es The Lover's Dictionary. A modo de entradas en orden alfábetico, el narrador, del que solo sabemos que es un hombre, va relatando sus vivencias, sus sensaciones, sus miedos, sus dudas... Todo lo que ha experimentado en su actual relación de pareja

Abismo, Barrera, Frágil, Hado, Idílico, Obstinado, Libidinoso, Vanidad.

No hay un orden cronológico, sin embargo, ¡es una relación amorosa! La primera cita, la segunda, la tercera. Ese momento en que dejan de contabilizar su relación en citas y comienzan a hacerlo en meses. El descubrimiento del otro: sus gustos, sus no-gustos. Las escapadas de fin semana. Las dudas, los celos. La convivencia. La infidelidad. La desilusión.

Lo más interesante de esta novela es que está narrada de forma en que nunca sabemos el género del amado, es decir, si la pareja del protagonista es un hombre o una mujer. Eso es lo que la hace tan especial e interesante. Solo sabemos que su nombre comienza con K. ¿Kate? ¿Kyle?

Basta

Esto va dedicado a tu compañera de trabajo, Marilynn.
Por favor, Marilynn, deja de hablar del embarazo de tu hermana.
Y, por favor, deja de llegar tarde.
Y, por favor, deja de llevarte a mi amor de copas.


¿Lo ven? En donde el narrador podría haber dicho novio o novia, dice amor.

 Respecto de esto, me pasó algo rarísimo que jamás me había ocurrido:

Cuando comencé a leer, lo hice pensando en que el amado era una mujer porque

—Estoy encinta.
Y te echaste a reír.
Me reí aunque no me hizo gracia. 


“I’m pregnant.” And then you cracked up.
I laughed even though I didn’t feel like laughing. 


Sin embargo, pregnant en inglés no tiene género y puede usarse, a modo de broma como en este caso, para referirse a un hombre. Tenemos que tener en cuenta que es un libro traducido. Desconozco el proceso editorial de la traducción en estas grandes editoriales, pero sospecho que ese "encinta" es un error. También hay otra palabra, "juntas", que hace pensar que el amado es una mujer. Aquí tenemos la contrastación de dichos fragmentos en español y en inglés:

[Tu amiga] Dijo que esperaba que yo tuviera más éxito a la hora de compartir cama contigo del que tuvo ella cuando os fuisteis de viaje juntas, después del primer año de universidad, ya que tú ocupabas todo el espacio...

She said she hoped I was more successful in sharing a bed with you than she had been on your junior year road trip, when you would take up all the space...

Como ven, hay un problema con la traducción, ya que en el idioma original es evidente que el narrador no piensa contarnos si su pareja es hombre o mujer porque su objetivo es simplemente hablar del amor.

Y como les decía, en mi cabeza me imaginaba las situaciones y veía un hombre y una mujer. Sin embargo, luego comenzaron los pequeños indicios de que la pareja está conformada, en realidad, por dos hombres. Una es que los personajes se conocieron en una app de levante; sí, como dije, pequeños indicios. Nada que lo confirme, un hombre y una mujer, así como dos mujeres, también pueden conocerse en una app. ¿Ven? Nunca estamos seguros, aunque:

Me gustaría borrar el día que te dije «cielo» delante de tu hermana y reaccionaste como si le hubiera enseñado fotos de los dos haciendo el amor.

Me bombardean por todas partes: la mayoría no sabe mi nombre y nadie sabe cómo clasificarme en relación a ti. Algo más que novio, menos que cónyuge.
A partir de esos pequeños y etéreos indicios ¡la mujer de mi imaginación se transformó en un hombre!

Y es que, claro, el amor es amor independientemente del género de los amantes. Estoy segura de que Levithan planeó esto muy a consciencia y me encantaría preguntarle.

El personaje se desnuda ante nosotros y nos cuenta incluso esos secretos que no se atreve a compartir con su pareja: esas cositas que no le soporta, esos miedos que prefiere callarse, el saber que son tan diferentes y la sorpresa de saber que dos personas tan distintas pueden amarse.

Advierto que la novela está conformada por pequeños momentos y que la historia de amor se construye a partir de ellos. Vamos recibiendo la información de a fragmentos. En varias reseñas leí que los lectores (jóvenes por lo general) no empatizaron con los personajes porque no llegaron a conocerlos a fondo. Bueno, yo sí empaticé mucho con el narrador. Sin embargo, hay que tener en cuenta que el protagonista de la historia no son los amantes: es su relación. Esto puede sonar confuso, pero es así. Y hay que tenerlo en cuenta antes de valorar la novela a la ligera y decir que "no es buena" cuando solamente es diferente.

¿Se animarán a leerla?

lunes, 18 de julio de 2016

Yo reseño: Yo, Simon, homo sapiens, de Becky Albertalli


Título: Yo, Simon, Homo Sapiens
Autor: Becky Albertalli
Editorial: Puck
Páginas: 280
Formato: Rústica con solapas

Simon ha hecho lo impensable: ceder al chantaje de Martin. O Simon se las ingenia para que su amiga Abby salga con Martin o este… le hablará a todo el mundo de los correos electrónicos. De los correos electrónicos que Simon, escondido tras un seudónimo, intercambia con un tal Bluegreen, que es el chico más divertido, desconcertante y adorable que Simon ha conocido nunca. 
Y es que Simon, pese a su afición al teatro, prefiere no exponer a los focos su identidad sexual… al menos de momento. Sin embargo, seguirle la corriente a Martin no será la solución a sus problemas, sino más bien el comienzo de un enorme embrollo. 
¿Qué hará Martin si no consigue conquistar a Abby? ¿Cómo reaccionará Abby si se entera del chantaje? ¿Qué pensará Bluegreen de Simon si la intimidad de ambos queda comprometida? Y, la cuestión más importante: ¿Quién demonios es Bluegreen? 



Como tal vez se hayan dado cuenta, estoy obsesionada con las novelas LGBTI juveniles que son tendencia en este momento. ¡Me compro todo lo que sale! Tenía muchas ganas de leer este libro porque hacía varios meses que lo veía en blogs, Youtube, Instagram. Y creo que estaba demasiado ilusionada con la historia que tenía para contar. Demasiado ilusionada. Lamentablemente, el libro me decepcionó mucho. Ahora les cuento por qué.

Bien, como dice la sinopsis, Simon es gay. Nadie lo sabe. Ni sus "enrollados" padres, ni sus hermanas mayores, ni sus amigos; Nick, Leah y Abby. La novela comienza cuando Simon, sin  querer, deja su casilla de correo abierta en una computadora de la biblioteca del colegio. Un problema, porque, desde hace un tiempo, intercambia mails con un chico misterioso apodado Blue. El tal Blue también es gay, está en el armario y acude a la misma escuela. El detalle es que ninguno conoce la identidad del otro. Desgraciadamente, un chico llamado Martin lee los mails, comprende la situación y comienza, como dice la sinopsis, a chantajear a Simon  para que "le haga gancho", como diríamos en Argentina, con su amiga Abby.

A partir de ese momento, la vida de Simon se dividirá en intentar, sin esforzarse mucho, a cumplir con el chantaje para que Martin no revele que es gay; y a tratar de descubrir la identidad de Blue, ya que poco a poco se ha ido enamorando de él.

La novela se estructura de dos maneras: por un lado, el día a día de Simon, narrado en primera persona; y, por el otro, los correos que intercambia con Blue. El detalle, al menos para mí, es que lo más interesante de la novela fueron los mails. El día a día de Simon es aburrido y está narrado de forma muy monótona. Esto ocurre porque las subtramas son demasiado débiles y, salvo algunas escenas, pareciera que el día a día de Simon es el relleno que separa cada tanda de emails. 

Por otro lado, no hay un desarrollo profundo de los personajes: todos son planos, incluido el protagonista, del que no sabemos casi nada. Lo único que sabemos es que tiene diecisiete años, es fan de Harry Potter y... y... Bueno, diría que es "normal", diciendo con eso que no tiene ninguna característica que resalte demasiado.

Creo que algunos libros juveniles intentan crear empatía con sus lectores esbozando personajes con los que ellos se sientan identificados (podríamos detectar el comienzo de este boom de primeras personas en Crepúsculo). Y por eso mismo, logran crear empatía, pero una empatía superficial y engañosa. Porque el lector termina "rellenando", inconscientemente, la falta de desarrollo del personaje con su propia subjetividad. Lo cual da, como resultado, personajes planos para los lectores más maduros. La estrategia no funciona con lectores que no son parte del público objetivo de estas novelas. Y no funcionó conmigo.

Rebobinando.

Respecto de la identidad de Blue, también resulta demasiado obvio quién es. Al menos para el lector, para quien la estrategia resulta evidente. Tenemos al chico que Simon piensa que es. Al chico que el lector sospecha que es. Y al chico que ninguno de los dos sospecha que es, pero del cual se ha dado una descripción física detallada y no mucha más información. Es obvio. 

Lo bueno de la historia es que, más allá de que es una novela mala, es una historia de amor linda. La salida del armario no es trágica; el acoso escolar, si bien está presente, tampoco lleva al protagonista a la desesperación. La relación de los chicos, cuando se consuma, es muy-muy tierna.

Habría sido interesante, para mí, que fuera un poquito más profunda.